Leandro Rodríguez Linárez

(Intitulado XLIV)

Verte, recibiendo el
madrigal de mis papeles, ladrillos donde transita mi pluma como pequeños
amaneceres. Verte, a mi lado como la montaña más alta o el abismo más profundo,
que sean mis manos que decidan el reto y extirpe las treguas. Verte, cada día
como un jardín donde florecen rojas las cenizas de los corazones extinguidos, como
un viento colorido donde viven los corazones que aman. Verte, como una nube que
no supo volar y bajó el cielo, como un mar que no separa, que no aleja, de
traslucida y terrestre intención. Verte, como un libro infinito, como una copa
disgustada con su fondo, de euforia inacabable. Verte amiga y enemiga, grande y
pequeña, verte y escucharte, que de tu boca salga te amos y solo calle para
besarme con besos que no se heredan, verte.

LRL

21-7-2011

Comentarios1

  • Marke Sanz

    hay algo en tus poemas ke me jalo como un iman
    no se lo ke es pero definitivamente tienes un don, y una imaginacion tremenda

    saludos desde miami
    juan s



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.