Monica Landini

El legado de Habacuc

 

Puede ocurrir cualquier noche que mi higuera no florezca;

Que al ataque de la oruga su brote tierno perezca.

 

Puede ocurrir una tarde que las vides no den fruto;

Si el sol violento las hiere, sucumbirán al minuto.

 

Podrá faltar bruscamente, el producto del olivo,

Si trastorna su proceso la mano del enemigo.

 

Derrotados al embate de insectos, plagas o vientos

No alcanzarán los labrados a dar su mantenimiento.

 

Al asalto en emboscada de coyotes carniceros

Faltarán en la majada, ovejas y sus corderos.

 

Si cumpliéndose temores tropilla feroz ataca,

Ríos de sangre corrieran en los establos sin vacas.

 

Con todo, y contra todo, deleite no faltará;

En aflicción o despojos me alegraré yo en Jehová.

 

Su mano fiel e invencible lavará todo el horror,

Y gozaré nuevamente de mi Dios y Salvador.

 

El mismo que sin consejos diseñó cielos y tierra;

Jehová el Señor de señores, es mi escudo y fortaleza.

 

Si mil quebrantos pretenden marchitarme como a hierba,

Jesucristo hace mis pies ligeros como los de ciervas.

 

Gobierna cada suceso que yo habré de atravesar,

Y en mis plácidas alturas, sin cansancio me hace andar.

 

Comentarios1

  • Miyagui yuyatsi

    me gusta el mensaje en tu bello poema
    =)

    • Monica Landini

      Gracias por tu comentario. Dios está en control de todos los acontecimientos para su gloria y para bendecir a quienes le aman.

      Saludos!!

      • Miyagui yuyatsi

        te invito a pasar x mis letras =)



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.