Rafael Riofrio Tacuri

DIVINO PRESIDIO

Anoche fui cautivo

de tu pasión

Volví a sentir

el calor de tu piel

Sentí la entrega

mutua del amor

El ritual

de tus tiernas caricias

Y el susurro

de tus palpitaciones

Ahora estoy amor

en tu divina y exótica mansión 

Allí me siento

esclavo y zar

Otra vez

“en la cárcel de tu piel”



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.