Carlos Alcaraz

En el tren a Sevilla

 

 

Escogeré alguna estrella

para creer en su destino.

Creeré que el tiempo es humo

y que nos sobran esperanzas,

que la vida es la canción

del músico más solitario,

que el cielo es rojo

y el sol sueña.

 

Creeré seguramente en los silencios

del roble y de los pájaros,

del abismo, el precipicio

y de los años.

Creeré una vez más en este cuerpo

que acarició algún viaje

entre palmeras y extranjeros,

entre libros,

y mi voz.

 

Decidiré creer en todas partes

que las casas son de nadie

y son de todos,

creeré también en los que rezan,

los que atesoran una foto

o un recuerdo,

los que no tienen nada,

los que lo tienen todo,

los que luchan,

los que no.

 

Creeré en la vida misma

y todos sus encuentros,

jugaré con el destino

y culparé a la estrella,

creeré en mi, en el cielo,

y en usted, señor

que me delata como un ciego

escuchando mis condenas

mientras pasan por el aire

y se resbalan en su fé.

 

Su fé, señor, que hoy

es mía también,

este trayecto,

este pequeño infierno,

este pequeño cielo

y su destino,

y sus olvidos,

los girasoles que lo cubren todo,

el sol en la ventana,

el mundo entero en doce horas

de creer.

 

 

Carlos Alcaraz

12/06/11

 

Comentarios3

  • joaquin Méndez

    Es muy bonito tu poema, lo escribes de maravilla y olvidaste mencionar, lo de tu tren a Sevilla.

    En este momento de emoción
    te invito a mi rincón.
    Saludos.


    • Carlos Alcaraz

      Muchas gracias! Un abrazo

    • Virtus.D

      Amigo mío, tu poema es como una canción preciosa, cantada con esa guitarra, y en clave de pop melodioso.

      Has expuesto un sinfín de aspectos que nos rodean en este mundo, en esta vida, y con gran mesura y cortesía los has tratado todos. Genial, y muy noble.

      Te felicito, amigo.

      Un fuerte abrazo.

      • Carlos Alcaraz

        Muchas gracias! Veo que usted es andaluz... me encantó. Supongo que ubica esos campos de girasoles entre Granada y Sevilla :) Me hacen pensar en mi madre. Un abrazo!

        • Virtus.D

          Pues resulta que soy de Córdoba, de un pueblecito (Iznájar) que se encuentra a solo 5 kms (más o menos) de las lindes de las provincias de Granada y Málaga. Sí, entre Granada y Sevilla, jaja.
          Pero vivo en Catalunya desde los 14 años. Visito Andalucía a menudo.

          Un fuerte abrazo

        • -Emma-

          Coincido con el poeta anterior, ademas tu poema y lo que dices de los girasoles son maneras muy dulces de exponer tus creencias, que al final de cuentas resultan certezas. El final es lo que más me gustó "el mundo entero en doce horas". Me permití deducir que estás de viaje =) Felicidades y que lo disfrutes
          Un saludo
          Emma



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.