arehantzura

La crónica de mis sueños

Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad. Hector Tassinari

 

Lentas y suaves se enroscan las delgadas ramas de la florida enredadera; se trenzan alrededor del tibio tronco del cedro con mucha lentitud. Poco a poco le envuelven en un firme abrazo que hace al reloj andar más rápido. y después con la delicadeza de un terso lirio absorbiendo el aire tremulo de la primavera se posa la cartaginosa y rosada mariposa, ella, escucha el escarlata palpitante que fluye por los largos caudales del intrincado río que lleva el carmín impulsado por el reloj.

¡oh dulce maripiposa! cuan grande la dicha de escuchar la profunda y delirante respiracióin del arbol y del andar apresurado del reloj que habita en el árbol

Lirio traidor susurrando a la enredadera los turbes del pobre cedro

Ambos son complices de la limpida complicidad que hace cerrar las dos primeras puertas de la amada de Faetón que, enroscada en su pecho sonríe, escuchando el palpitar de su sublime corazón y abriendo lentamente su penultima puerta.

Comentarios3

  • Ocervant

    Atrapada como mariposa
    En ese sueño
    Que solo quién soñó sabe si se hará realidad
    Mientras tanto el sentir escribe su verdad
    Dejando al corazón latir

    Un gusto leer estas letras que en sueños
    Creaste y en ellas el sentir plasmaste
    Saludos

  • Carmen Angelical

    Excelentes letras
    Carmen

  • Guillermo Sánchez

    Simplemente maravilloso :3
    Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.