Alejandro José Diaz Valero

Cuestiones estudiantiles (8)

Equivocación Docente

Maestra, tengo una necesidad

que es más fuerte que yo

de decirle que no es la letra “a”

sino que es la letra “o”.

 

Esa inusual equivocación

es menester que se corrija

para que así todo el salón

confíe en lo que usted le diga.

 

Disculpe usted mi atrevimiento

que quiera su clase corregir;

siento que es propicio el momento

 para que usted pueda proseguir.

 

El alumno de pensamiento inquieto

guardó silencio al hacer su exposición

esperando la respuesta del maestro

a ver si le daba aprobación.

 

el silencio se hizo extenso

podría decirse que casi sepulcral;

en eso sonó el timbre del receso

y todos salieron a jugar.

 

 

 

Apenas empezó la clase

la maestra en un acto justo

quiso corregir aquel impase

aprovechando que estaban todos juntos

 

Mi alumno tiene razón:

me confundí al hacer el planteamiento

Por eso agradezco la intervención

y voy a corregir sin miramientos.

 

Maestros como los de este relato

parecen ser menos cada día

que asumen sus errores en el acto

con sencillez, humildad, y valentía.

*****

 

Comentarios4

  • Laguna azul

    amigo que interesante tu poema me encanto leerte,,,,

    muy bueno tu poema,,,,,


    laguna zul,,,,

    • Alejandro José Diaz Valero

      Hola amiga, mi saludo efusivo para tí. Gracias por acompañarme en este asimyo educativo.

    • la negra rodriguez

      Recuerdo dos cosas.
      1.- cuando daba clases en primer grado, había puesto en la tabla del uno lo siguiente:
      1+1= 1
      y una madre me decía que corrija y yo insistía que estaba bien hasta que , me di cuenta. tuve que corregir.
      2.- Cuiando mi hijo estaba en la escuela , la profesora mandó un deber de quegrados, que según lo que yo sab´+ia y entendía, se hizo bien. La profesora, dijo que estaba biem.Tuve que decirle que estaba equivoocada péro ella no lo admitía . hasta que el profesor de sexto más experimentado llego y me dió la razón. No le quedó más remedio, que volver a explicar la clase a los alumnos, jejej ves sucede a menudo

      besos.

      • Alejandro José Diaz Valero

        Hola amiga negra..Vaya que has pasado por la experiencia planteada desde los dos ángulos, cuanyo me alegra qye hayas salido airosa en ambos,
        El error es de humanos, y siempre quien mas explica, mas se complica, por esa razón siempre hay posibilidad de equivocaciones docentes. Lo importante es que haya también esa disposición y humildad para reconcer el error y aceptar las correcciones del caso,
        Un abrazo amiga, me ha gustado que comentes tu experiencia muy a propósito del tema planteado,
        Mi admiración y respeto para ti!!!

      • FelixCantu

        Claro, que ya no hay de ésos. Pero eso sí, la palabra del maestro tenía mucha validez frente a los papás de uno... Je je je... Que nos ponían unas zurras bien dadas, cuando el maestro frente a ellos nos acusaba...

        • Alejandro José Diaz Valero

          Lamentablemente o afortunamente tal vez, esas épocas han pasado, y aveces nos toca a los padres al revisar las tareas escolares de nuuestros muchachos hacer algunas correcciones a sus maestros y por supuesto hacerselo saber a través de notas escritas. Eso le da valor y dinamismo al procesoi de aprendizaje y a la relación entre padres y representantes.

        • Ligia Lo. Unicornio

          Ningúna persona se encuentra exenta de desaciertos y la grandeza de un Ser humano debe ser reconocer, rectificar y aprender de cualquier error para continuar adelante en el camino de la vida.

          Un abrazo Alex.

          • Alejandro José Diaz Valero

            Si amiga, me solidarizo con tu reflexión, la cual cobra fuerza en el área de la enseñanza, ya que un error de un maestro puede convertirse (si no se corrige) en un error multiplicado.

            Gracias por tu presencia activa en estos menesteres.
            Un abrazo!



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.