Tres colores, de Angélica Gorodischer

Si el universo literario ofrece una gran cantidad de opciones de lectura, ¿por qué razón uno debería privilegiar por encima del resto a «Tres colores», la novela que la escritora argentina Angélica Gorodischer publicó en 2008?

¿Será, tal vez, porque se trata de una propuesta que nació de la mente de una experimentada exponente del mundo de las letras que tiene en su haber varios éxitos y numerosos galardones; porque su trama irradia amor y placer en un planeta donde a diario gana terreno la violencia; o porque, simplemente, este libro genera la misma curiosidad que provoca el resto de los textos presentados como literatura?

Ante estos interrogantes, como podrán suponer, no hay una respuesta concreta porque cada uno de ustedes tiene la libertad para establecer sus propios motivos a la hora de leerlo, así como también pueden optar por lo contrario: ignorar su existencia y disfrutar otras obras.

Claro que, de asumir una actitud indiferente hacia él, siempre los perseguirá la duda de no saber de qué trata la historia y qué efecto podría haber llegado a causar en ustedes en caso de haberla leído. En cambio, si eligen de la biblioteca a «Tres colores» podrán deleitarse con un trabajo que invita a ser testigos de romances, de desencuentros estimulantes, de momentos felices, de instantes divertidos y de placeres cotidianos.

En «Tres colores», los protagonistas son la bella y joven Selene y el exitoso y atractivo Maxwell O»Shannon, aunque tras ellos se esconden otros personajes y vivencias que vale la pena descubrir y disfrutar de la mano de Angélica Gorodischer, una novelista que también puede llegar a cautivarlos por medio de títulos como «Opus dos», «Floreros de alabastro, alfombras de bokhara», «Fábula de la virgen y el bombero», «La noche del inocente» y «Tumba de jaguares», entre muchos otros.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.