«Zonas» de Antonio José Royuela —Editorial Lastura—

«Zonas» de Antonio José Royuela —Editorial Lastura—

Hay poetas que cuando los conoces te resultan tan cercanos que los asumes como amigos. Hay a su vez amigos que son poetas y colaboran no sólo con tu sonrisa diaria sino también con tu transitar como escribiente en esta tierra. Ambos tipos de poetas son necesarios. Sin embargo, cuando los lees a ambos la línea de cercanía se diluye. Y sólo importas tú y la palabra; la poesía es de quien la lee, después de todo.
Los buenos libros de poesía, además de conseguir diluir por un momento los lazos que te unen al escritor tienen la habilidad de impulsarte a un vuelo donde lo único que tienes en mente es el deseo de salvar la vida, de llegar a tierra firme. De un viaje así voy a escribir hoy; de lo que me produjo «Zonas» el último poemario de Antonio José Royuela publicado por la editorial Lastura.

Antonio José Royuela es uno de esos amigos que te da gusto presentar, que te enorgullecen y que te alegras a diario de que te hayan escogido para formar parte de su círculo íntimo. Como persona pienso que es de esos individuos raros: amigable, divertido, enérgico; esas personas que parecen ir con una pequeña luz invadiendo tus pequeñas oscuridades. Y su poesía consigue lo mismo: ese efecto alucinante que tienen los buenos poemas cuando te tocan la parte más sensible y te obligan a pararte y mirar hacia atrás pero -mucho más- hacia adelante.

En su segundo poemario «La mente del mono» nos ofrecía una poesía atrevida que amenazaba con romper los límites pero siempre volvía a las formas. En «Zonas» traspasa esos límites y su poesía cobra una magnitud de extrarradio.

«Zonas» se encuentra dividido en cuatro partes. Cuatro habitaciones a las que asomarse para vislumbrar lo más puro de la poesía de Royuela. Cuatro miradas diferentes sobre una misma cosa: la existencia. Pero antes de internarnos en esas zonas leemos una serie de poemas que podrían tomarse como una declaración de principios y que pueden ayudarnos a captar sin vueltas la esencia de la poesía de Royuela; a quien temas como la amistad y las buenas compañías le interesan tanto como la educación. Una buena forma de darnos la bienvenida a este libro.

Zona cero y zona gaseosa

La primera parte (Zona Cero) es potentísima. Resulta muy difícil leerla y no darnos por aludidos; me parece una exquisita forma de acercarnos a los rincones de nuestra realidad social e intentar comprender nuestras pequeñas fallas cotidianas. La pluma de Antonio es directa y le sirve para denunciar los desahucios, la pobreza, la xenofobia, las leyes injustas. En este comienzo hay extractos escalofriantes y construidos con una rigurosidad poética extrema. No hay forma de comenzar este libro y abandonarlo, porque cuando una lectura habla de nosotros mismos y nos hace ver nuestras propias miserias, se vuelve imprescindible y se pega a nuestra cabeza de forma irremediable.

En «La mente del mono» se asomaba el vértice de esta crítica; leíamos una serie de poemas sobre la inmigración y sobre la mala distribución de las riquezas en el mundo. En «Zonas», sin embargo, Royuela va más allá de la denuncia, se mete en la piel de esa miseria, piensa en referentes incuestionables de la lucha social como Malala Yousafzai y escribe sobre tradiciones nefastas como la caza y otras irregularidades de esta mal llamada democracia en la que vivimos. De alguna forma, creo, intenta abarcar un poco más del terreno conquistado por su poesía hasta ahora, con el deseo quizá de:

Royuela ya ha dado sobradas muestras de su talento poético; y seguramente su faceta erótica sea la más conocida y aplaudida por todos, por lo que es necesario avisarles a todos que este poemario incluye un compendio de poemas vaporosos (o que provocan vapores) y se encuentran reunidos en la segunda parte (Zona Gaseosa). Poemas intensos y pícaros que reforzarán las expectativas de los lectores.

No obstante, a diferencia de los textos amorosos de su poemario anterior, en estos hay mucho más dolor por la pérdida. Hay poemas llenos de erotismo y sensualidad pero los hay más de amor no correspondido, de relaciones que salieron mal, de soledad que escuece cuando menos se la necesita. Y hay, quiero decirlo, una madurez en sus versos que denota el trabajo que Royuela hace con su poesía: corregir, corregir, corregir… eligiendo cada adjetivo como si fuera el único posible para contar cada historia. Y es, estoy convencida, gracias a su intensa labor que consigue fragmentos como el siguiente:

«Zonas» de Antonio José Royuela —Editorial Lastura—

Zona sólida y zona sin clasificar

Por dura que sea la vida siempre hay luces que se encienden para nosotros; para volvernos más capaces de sobrevivir, más preparados para la vida. Palabras que lo motivan a Antonio a componer esta tercera parte del poemario (Zona Sólida) donde escribe sobre su madre, sobre su cuñado Alfonso, sobre esas criaturas que lo han ayudado o cuyas realidades le han servido para reflexionar y, posiblemente, para volverse más fuerte. Hay en toda esta parte un deseo profundo de aferrarse a los instantes, de hacer de cada día un mundo. Sin embargo, encuentro también la rabia de la pérdida que siempre se escapa (o se aparece) en los momentos menos indicados.

Arranca esta parte con un poema a su madre que va de la ternura a la tristeza; en el que Royuela cuestiona de forma sutil (con esa ironía dulce que sólo puede leerse con una mente abierta) las normas, las obligaciones impuestas socialmente, esos roles que tantas personas asumen sin cuestionar. Dice en este poema.

Y en otro poema dirá:

Y «Zonas» es también un poemario con espacios que han sido invadidos por la bruma. No a todo podemos darle un nombre, no todos podemos nombrar lo que nos duele, no todo puede ser etiquetado. Hay cosas que no entendemos, escribimos para comprenderlas quizá, para llegar a su fondo, pero aún así no llegamos a asumirlas completamente. En esta parte (Zona Sin Clasificar) hay poemas llenos de ternura y también de compromiso.

Todo aquel que conozca a Antonio Royuela conocerá su poema «Que si soy mujer», que ¡finalmente podremos encontrar publicado en este maravilloso poemario! Y que, sin duda, es un texto que nos brinda la posibilidad de conocer a un poeta que se caracteriza por probar nuevas formas, por adentrarse en las partes oscuras de las zonas y ponerlas en palabras.

«Zonas» de Antonio José Royuela —Editorial Lastura—

Zona líquida o por qué la poesía

Decía que comenzamos esta lectura con unos poemas que pueden leerse como una declaración de principios; también los poemas que cierran el libro tienen esa intencionalidad. Es esta una obra que podría leerse de atrás hacia adelante sin perder el sentido; como un gran uróboros. Y, a decir verdad, no se me ocurre una mejor forma de componer un poemario que hable sobre nosotros, sobre nuestras tristezas, sobre los males que atentan con la armonía del mundo, y también sobre el amor, sobre los seres sin los cuales no nos imaginamos la vida. En definitiva, un libro que roce el perfil de las cosas para narrar la existencia y, quizá, ordenarla en la medida de lo posible.

«Zonas» es un poemario que me ha sorprendido positivamente. Si bien muchos de los poemas ya los conocía, encontrarme con una obra tan bien amalgamada me hizo descubrir que lo mejor para un buen poema son sus compañías y en este caso, Antonio ha sabido elegir buenas compañías para cada uno de sus versos.

En un mundo fragmentado y donde las redes y la microliteratura han adquirido un peso tan impredecible, el título podría llevarnos a creer que son muchas cosas distintas las que se reúnen en este libro (partes de algo); no obstante, al leer este poemario encontrarán una arquitectura que por momentos defiende el clasicismo y en otros lo rechaza. Y esta relación de ida y vuelta a las raíces dota de homogeneidad y sentido a este libro.

¡Lean «Zonas» y atrévanse a sumergirse en el universo de Royuela! ¡Advertencia! como en todo vuelo es posible que haya turbulencias.

«Zonas» de Antonio José Royuela —Editorial Lastura—

 

 
 

 
Zonas
 
Antonio José Royuela
 
Editorial Lastura, 2015
 
ISBN: 978-84-943867-2-5
 
128 páginas
 
10,00 €
 

 

Comentarios2

  • Rapsodico

    Wuau! Qué reseña más bonita y emotiva! Pocas veces sale uno tan convencido de que el producto que va a comprar no le defraudará. Es mi caso tras leer esta maravillosa reseña sobre "Zonas" y su autor. Como veo que ya está disponible en la web, pincho ahora mismo y quedo a la espera impaciente de esa obra "bien amalgamada".
    Una vez más, gracias por tus profesionales y esperadas reseñas.
    Un abrazo enorme.

  • Tes Nehuén

    No, no y no. Estoy segura de que no te va a defraudar. Es un poemario maravilloso. Un abrazo gigantezco. Y gracias por leerme y comentarme siempre tan cuidadoso mimo.
    Muak!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.