Walter Reuter en «Fotografías Literarias»


Esa fotografía de un grupo que marcha tomado de la mano, donde podemos ver el color del verano y de la amistad. En ella se los puede ver a Víctor Cortezo, Blanca Pelegrín, Luis Cernuda y María del Carmen García Lasgoity disfrutando de un verano, antes de que todo acabe. Esa foto pertenece a Walter Reuter, uno de los fotógrafos más increíbles que han documentado la guerra; en su caso, la Guerra Civil Española. Como también ha fotografiado a varios escritores he decidido incorporarlo a nuestro ciclo de «Fotografías Literarias».
 

Walter Reuter, una vida de huida

La vida de Reuter podría resumirse en huida. Fue un hombre al que la violencia, la guerra y la dictadura le persiguieron. Primero en su natal Alemania, de la que huyó durante el Nazismo, más tarde en España, de donde también salió huyendo de la Guerra Civil. Pero su amplia andadura le sirvió para conocer y conquistar México, país que lo recibió con los brazos abiertos y donde se exilió adoptándolo como su nueva patria.

Walter Reuter nació en Berlín en 1906. De pequeño se sintió atrapado por la fotografía y comenzó a lanzar miradas a través de una Leica, que le acompañó durante varias décadas. También la aventura fue una compañera ineludible en su biografía: de joven se opuso a las ideas nazis y cuando Hitler se declaró en el poder, él y su novia (de origen judío) huyeron a Suiza. De allí pasaron a Francia y terminaron en España. Hasta que estalló la Guerra Civil y nuevamente tuvo que exiliarse, esta vez en México, donde continuó desarrollando su profesión y donde residió hasta el día de su fallecimiento, el 20 de marzo de 2005.

Cuando estalló la Guerra Civil Española, Walter residía temporalmente en Málaga. Su trabajo le costaría el exilio, aunque previamente pasaría por un campo de concentración ubicado en Argelia, del que escaparía con la fuerza de su objetivo.

Su necesidad de cambiar el mundo traspasaba los límites de su objetivo. Viviendo en España se enroló en la milicia andaluza de las Juventudes Socialistas Unificadas; esto le permitió vivir muy de cerca el conflicto armado, y sus consecuencias en el entorno social. Las suyas son las imágenes más impactantes y severas de una época turbia de la historia española.

Sus imágenes, algunas tomadas en el campo de batalla y otras en las calles, nos permiten encontrarnos con el rostro real de las personas que sufrieron, lucharon y amaron durante la Guerra Civil.Pero su labor no terminaría ahí, al instalarse en México continuó trabajando y se lo considera uno de los precursores del periodismo gráfico moderno.

En México documentó en imágenes la vida de los pueblos originarios e intentó aportar su granito de arena en el respeto y la aceptación del otro.

Reuter y la Generación del 27

Entre los amigos que hizo en España se encontraban Manuel Altolaguirre, Emilio Prados, León Felipe y Juan Rejano, escritores de una de las generaciones literarias más fructíferas de la Literatura Española. También fue amigo de Pio Baroja, quien le dedicó unas exquisitas últimas palabras.

Algunas de las fotografías de Reuter mientras vivía en España son pruebas ineludibles de una época de prosperidad: de molinos e ingenios azucareros; algunas de las cuales se publicaron en la Revista Litoral.

Pero la guerra, que también trajo el hambre al sur se llevó la alegría y obligó a Reuter a volver al camino. La amistad con aquellos personajes de la Generación del 27 le sirvió sin embargo para no sentirse solos puesto que el puente que habían tendido entro los españoles que huían de la guerra y los que ya se hallaban asentados en otros países, permitió que Reuter tuviera un exilio sino alegre al menos seguro.

Cuando falleció Reuter tenía 99 años. Si bien se han recogido gran parte de su trabajo, se cree que todavía queda mucho por descubrir. Su empeño por luchar por la igualdad y por dejar evidencias de su paso por el mundo podrían ser una maravillosa luz en medio del desierto. Volver a esa imagen, de los jóvenes saltando, sintiendo la vida y el verano en la piel es el mejor recuerdo que podríamos tener de este hombre que huyendo descubrió la belleza.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.