Fred Vargas, la dama del género policíaco francés

Frédérique Audoin – Rouzeau es el nombre verdadero de la escritora francesa que firma con el seudónimo de Fred Vargas. Una autora esta que puede calificarse como la dama del género policíaco en Francia y es que ella domina como pocos las herramientas que hacen de dicho tipo de narraciones una auténtica delicia para los lectores.

Los que van a morir te saludan es una de las novelas que dicha autora realizó en el año 1994. Un singular título para un trabajo que gira entorno a tres singulares jóvenes franceses que viven en Roma: Tiberio que es un enamorado del latín clásico, el amoral Nerón y Claudio que se caracteriza por ser egoísta y caprichoso.

Los tres tienen una sólida amistad y juntos deberán enfrentarse a los acontecimientos que pronto les rodean y que dan comienzo cuando el padre del último de los chicos  fallece ante el conocido Teatro Farnesio pues alguien le ha dado de beber una copa de cicuta.

Pero esa será sólo la punta del iceberg pues, además de descubrir quién ha asesinado a este hombre, deberán ver qué relación tiene dicho crimen con el hecho de que ha tenido lugar el robo de unos dibujos de Miguel Ángel de la BibliotecaVaticana.

Precisamente otro trío de personajes es también el protagonista de Que se levanten los muertos que vería la luz en el año 1995. Un libro en el que se cuenta como tres historiadores se ven en la necesidad de desentrañar un crimen que ha sucedido en una de las calles más céntricas de la ciudad de París pero que tiene relación con el pasado.

Los encargados de dicha investigación serán el medievalista Marc, Mathias que es un experto en la Prehistoria y Lucien que está especializado e nla Primera Guerra Mundial.

El comisario Adamsberg

Una de las características principales que definen la trayectoria de Fred Vargas en el género policíaco es que llevó a cabo la creación de un personaje que ejercería como protagonista de varias de sus novelas: el comisario Adamsberg.

Precisamente en uno de los libros en los que aparece es en El hombre de los círculos azules. En dicho relato se cuenta como durante varios meses las calles de París despiertan diferentes y es que alguien se dedica por la noche a pintar con tiza en el suelo unos círculos de color azul.

Dentro de las mencionadas figuras geométricas siempre aparece un objeto de desecho diferente y eso sí, una misma frase: “Víctor, mala suerte. ¿Qué haces fuera?”

A la población parece divertirle este hecho pero lo que no saben ellos y sí el comisario Adamsberg es que estos símbolos pueden desencadenar en muy breve periodo de tiempo una gran tragedia.

Este policía estará también presente en otra de las novelas más interesantes y con mayor intriga de la bibliografía de la autora que nos ocupa: El hombre del revés, que fue publicada en el año 1999.

En esta ocasión la historia se sitúa en un pequeño pueblo de los Alpes donde un lobo está acabando con los rebaños de ovejas de los campesinos. Pero no sólo eso, una noche matará a una mujer.

Eso hará que se ponga en marcha una investigación que correrá a cargo del citado comisario, quien contará con la ayuda inestimable de un experto en lobos. Y es que algo parece indicar que los acontecimientos ocurridos podrían ser culpa de un hombre lobo.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.