Por qué conmemoramos el Día de las Bibliotecas

Por qué conmemoramos el Día de las BibliotecasJohn le Carre se presentaba como un hombre de libros de segunda mano. Solía pasarse horas en la biblioteca y recorriendo los mercadillos en busca de buenas oportunidades para incorporar a su biblioteca personal. ¡Cómo no sentirnos identificados con esta actitud de lector vagabundo! Somos muchos los que deambulamos por este loco mundo y que nos hallamos absolutamente obsesionados con la lectura. Los libros nos salvan y nos permiten descubrirnos a nosotros en las palabras de otros. Somos como muebles desvencijados que necesitan de los libros para mantenerse erguidos, un poco más, hasta mañana, otro día… Y en este mundo de lecturas más o menos obsesivas, sin duda las bibliotecas son esos espacios donde nuestro placer echa amarras, a la vez que vuela.

Queda claro que muchos de nosotros no seríamos (ni sabríamos) nada si no fuera por este mágico invento de reunir libros en espacios públicos. No quería que terminase el Día de las Bibliotecas sin rendir un pequeño homenaje a las bibliotecas de mi vida, y repasar las razones por las que hoy las conmemoramos con especial ahínco.

Las bibliotecas de la infancia

En mi casa de infancia había una gran biblioteca llena de libros prohibidos. Mis padres cuidaban con precioso celo mis lecturas a fin de mantenerme del lado de la raya de los que no cuestionan y se dicen felices. Pero en mí la lectora voraz e inquieta despertó más que pronto. Y comencé a escabullirme a la hora de la siesta en busca de esos tesoros prohibidos. A zambullirme en libros que me marcarían profundamente. En ese tiempo, que entonces creía eterno, los libros y yo comenzábamos a entender que en la vida los límites existen si los dejamos.

Cuando tenía nueve años junto a otros niños de la escuela rural a la que concurría montamos una biblioteca. Hoy pienso que fue una de las mejores cosas que hice en la vida: en ningún otro sitio que en las zonas rurales son más necesarias estas casas de libros. Fue ésta una experiencia maravillosa para mí: buscar donaciones, cargar cajas llenas de libros, catalogar, sellar, ordenar los ficheros y colocar los pequeños tesoros en las estanterías se convirtió durante esa época en una de las tareas que realizaba con mayor esmero. Creo que hasta ese momento no había comprendido lo importante que podía ser llevar un registro de los títulos, autores, editoriales, para preservar las historias de la muerte.

Durante mi adolescencia participé también de la creación de otra biblioteca; esta vez en un barrio de bajos recursos del pueblo en el que entonces estudiaba. De esta experiencia salí más consciente de la importancia de estos espacios públicos y más segura de mi pasión por los libros y la literatura.

Por qué conmemoramos el Día de las Bibliotecas

El incendio de la Biblioteca de Sarajevo

El 24 de octubre conmemoramos el Día de las Bibliotecas y aunque pueda resultar una fecha festiva es, al igual que otras fechas importantes (como el Día del Trabajador) un día triste. El 24 de agosto de 1992 se incendió la Biblioteca Vijecnica de Sarajevo, en uno de los más importantes destrozos de la Guerra de los Balcanes. El fuego se cobró importantísimas colecciones y publicaciones históricas de Bosnia y aunque muchos ciudadanos y el propio personal de la institución trabajaron por minimizar los daños, sólo pudieron salvar una pequeña porción de los muchísimos libros que allí había. Este rescate, además, no sólo fue complicado a causa del fuego, sino también de las decenas de francotiradores que intentaron acabar con ellos. Muchos salvadores de libros perecieron ese día.

Vijecnica había sido inaugurada en 1896 y contaba con un estilo que daba buena cuenta de la diversidad cultura de la región: un estilo árabe con toques orientales. Cabe mencionar que este edificio es sumamente identitario para la historia de Europa ya que en él fue también asesinado el archiduque Francisco Fernando (el 28 de junio de 1914). Así como la muerte de Fernando marcó el inicio de la Primera Guerra Mundial, el incendio de Vijecnica dio comienzo a otra gran guerra en el Continente Europeo, la Guerra de los Balcanes.

Por qué conmemoramos el Día de las Bibliotecas

Las bibliotecas resisten

La Biblioteca de Sarajevo, sin embargo, fue levantada de sus cenizas. El edificio es actualmente un monumento nacional en el que se desarrollan numerosos eventos y que acoge un gran fondo editorial.

Esta reconstrucción es también un símbolo en favor de la cultura y la paz, por lo que sin duda se trata de uno de los edificios más importantes del viejo continente, y una de las bibliotecas más representativas de la importancia de la lectura en este mundo.

Asurbanipal, Alejandría, Constantinopla, Sarajevo, Tomboctú, Irak. Son muchas las bibliotecas que se han visto amenazadas a lo largo de la historia de la humanidad por las guerras. Y la mayoría de ellas han sido reconstruidas y rescatadas del olvido. En homenaje a todas ellas y a quienes vuelven a levantarlas, vaya este artículo.

Por qué conmemoramos el Día de las Bibliotecas

Las bibliotecas nos permiten a los devoradores de libros llevar a cabo nuestra afición incluso cuando nuestra economía no nos permite comprarnos todos los libros que deseamos. Además, son un sitio de encuentro con otros lectores, donde el milagro puede permitirnos encontrar que hay luz en el silencio.

En lo que a mí respecta, saber en qué calle se encuentra la biblioteca me permite orientarme en los lugares que visito. De hecho, cada vez que me mudo a una ciudad nueva lo primero que hago es buscar la que pueda convertirse en mi próximo refugio lector. Como otros viajeros buscan supermercados, bares, salas médicas, yo me adhiero a la dirección de las bibliotecas. Y sé que no soy la única. Para todas las personas de bibliotecas y libros de segunda mano, van también estas palabras.

Y termino con una imagen de la Biblioteca Eugenio Trías del parque del Retiro de Madrid porque es una de las más bonitas que he conocido en España. Pienso que acercar los libros a la naturaleza y viceversa es la mejor forma de reconocernos lectores y deudores en un mundo desolador. ¡No dejen de visitarla!

Por qué conmemoramos el Día de las Bibliotecas

 

Comentarios1

  • Rapsodico

    Lo primero que hago cuando llego a una ciudad es buscar la biblioteca que puede convertirse en mi nuevo refugio. No sé si lo he transcrito literalmente, pero me quedo con ese bello mensaje que dejas en tu artículo. Un abrazo, Tes.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.