3 personajes femeninos inolvidables

La vida de los personajes ficticios siempre se extiende más allá de las historias; muchos se vuelven tan interesantes para nosotros que comenzamos a ofrecerles un hueco en nuestra cotidianidad, a cuestionarnos su forma de actuar en las situaciones a las que nos enfrentamos y a buscar nuevas formas de entendernos, partiendo de lo que ellos harían si estuvieran en nuestro lugar.

Aquí les dejo tres personajes femeninos que me han ayudado a cuestionarme y a entenderme un poco más; criaturas con sus vicios y sus miedos pero sobre todo con una vitalidad arrolladora, capaces de atravesarte de punta a punta (como debe ser).

*Jane Eyre (Charlotte Brontë)

Si bien el personaje de Jane ha sido terriblemente devastado por las adaptaciones al cine, en la que generalmente se la muestra como una niña temerosa y débil, lejos está de ser así el gran personaje de Charlotte Brontë. Jane es una joven que lucha por aquello en lo que cree, que se construye una vida sola y que no depende de nadie para desarrollarse como persona. Esto lo que aprendemos al leer la novela y vivir el día a día del personaje.

Al principio vemos a Jane como una niña rebelde que sobrevive a una peste de tuberculosis en el internado al que la envían (y del que no sale ni siquiera durante las vacaciones) que lentamente va convirtiéndose en una mujer instruida y lectora, cada día más fuerte y segura de sí misma que se atreve a abandonar todo lo conocido para buscarse la vida como institutriz. Después viene lo que la mayoría ya sabemos.

Pero en definitiva, tenemos ante nosotros a un personaje lleno de fuerza, vivaz y simpático que nos obliga a repensar muchos aspectos de nuestra vida. Sin duda, esta es una novela en la que hay mucho para subrayar (aunque mucho se haya tachado en ella también en las sucesivas traducciones, para amoldarla a una ideología simplista en el que la han convertido en una novela mediocre para niñas poco curiosas). Pero sea como sea, sigue siendo Eyre un personaje necesario e ineludible de las muchas mujeres que pueblan la literatura. Si no lo has descubierto aún no te pierdas “Jane Eyre” de Charlotte Brontë.

*Señorita Frost (John Irving)

“Personas como yo” de John Irving es una de las novelas más fascinantes que he leído en los últimos años. Irving tiene una gran capacidad para transportarnos a sus universos y para conseguir que empaticemos con sus personajes. En el caso de la señorita Frost, creo que el trabajo de creación es alucinante. Esta joven (y lo digo así para no desvelar detalles que podrían arruinarle sorpresas a aquellos que no hayan leído la novela) es una amante de la literatura y una luchadora de alma.

Frost ha leído mucho y sabe tanto que en breve se convierte en la guía espiritual (los lectores también nos apoyamos en criaturas a las que admiramos para descubrir nuevas y mejores lecturas) del protagonista de la novela, William About. Entre ellos se establece una complicidad que se encuentra descrita con absoluta sensualidad y buen gusto. Y es inevitable que al leer este libro, al igual que le ocurre a Bill, apenas descubrimos a Frost la adoramos y deseamos, con esa misma intensidad que él describe.

*Alma (Cristina Henríquez)

El tercer personaje que he escogido para este texto es Alma, de la novela “El libro de los americanos sin nombre” de Cristina Henríquez. Es una mujer que emprende la experiencia de la extranjería con el deseo de cambiar rotundamente su vida, de ofrecerle a su hija la oportunidad de sanar y aprender en un colegio especializado, y dejar atrás el dolor. Sin embargo, debe enfrentar situaciones absolutamente dolorosas, frustrantes y complejas; y es justamente sobre estas circunstancias y su forma de hacerse fuerte en el delirio de la incomunicación, sobre los puntos en los que se detiene Henríquez en una novela fascinante y profunda.

La experiencia de la extranjería en Alma es desgarradora: llega a Estados Unidos hablando muy poco inglés y de pronto se ve rodeada de personas a las que no comprende, intenta asirse, adentrarse en esa nueva vida, explicarse a sí misma en ella, pero cae una y otra vez. Sin duda, se trata de un personaje lleno de fuerza que se enfrenta con decisión a las fronteras que otros le imponen y que intentan arrojarla sobre el abismo de la indiferencia. Lo cierto es que esta novela es una maravilla, a la que hay que volver para entender lo compleja que puede ser esta experiencia de reconstruirse y superar las afrentas del destino.

Y hasta aquí tan sólo tres personajes femeninos que me fascinan. ¿Cuáles son tus favoritos?

Comentarios2

  • Rapsodico

    Me falta por conocer a Alma ;)

    • Tes Nehuén

      ¡No te la pierdas! ¡Es una novela maravillosa: intensa y llena de vitalidad! Un abrazo.

    • Lilí

      "Elizabeth Bennet" de Orgullo y prejuicio de Jane Austen.

      • Tes Nehuén

        ¡Oh, Lilí, claro que sí: Elizabeth es un personaje fabuloso! :D Un abrazo y gracias por tu comentario.



      Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.