Un libro para escribir y hablar correctamente

El idioma español es hoy en día uno de los que más se habla en todo el mundo. Cerca de 22 países lo tienen como idioma oficial y alrededor de 500 millones de individuos lo hablan en todo el mundo.

Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías que proponen una forma de comunicarse más vertiginosa e incorrecta, el lenguaje se ha desgastado mucho, por lo que es imprescindible contar con herramientas que nos permitan acceder a las formas correctas para recuperar el buen uso de éste. El libro “El libro del español correcto” propone normalizar las pautas del español.

Las contras de la globalización para el lenguaje

Las nuevas maneras de comunicarnos le dan más importancia al decir muchas cosas en poco tiempo que al hacerlo correctamente, por tanto la creación de este nuevo libro, una herramienta que nos permitirá hablar y escribir correctamente, es sumamente necesaria para estos tiempos que corren.

Es necesario para salvar nuestro idioma, que se ha visto devastado por los que prefieren la vida fugaz y vertiginosa más que la corrección y el conocimiento profundo de un idioma bellísimo, lleno de matices y con una estructura que bien utilizada permite la creación de las más bellas historias y formas de expresión.

Por todos esos problemas que ha debido enfrentar nuestro idioma y, con el fin de que el gran bagaje de conocimientos y elementos vitales para nuestra lengua no se pierdan, el Instituto Cervantes junto a la editorial Espasa, han puesto en marcha la edición de este libro, titulado “El libro del español correcto”. Un interesantísimo manual que, según el enunciado de portada aporta claves para hablar y escribir bien en español, algo de suma importancia en los tiempos que corren.

Los autores de esta cuidadosa investigación fueron Florentino Paredes García, Salvador Álvaro García, Zaida Núñez Bayo y Luna Paredes Zurdo, y aseguran que los motivos que los llevaron a tamaña labor fueron ayudar a quienes se preocupan por mejorar su manera de expresarse.

Y ¡vaya si no es una labor exquisita y necesaria! Porque en estos tiempos, en los que las redes sociales han invadido nuestra vida y las tecnologías modernas nos proponen una forma de traspasar las fronteras de la globalización, como todas las herramientas de las que nos valemos para vivir, la comunicación se ha globalizado.

Esta globalización, por un lado puede ser sumamente positiva, porque permite la cercanía entre mundos diferentes, la interacción cultural entre países separados por grandes océanos; sin embargo, también tiene sus contras, entre las que sobresale esa necesidad de escribir mucho de manera breve, utilizando abreviaturas que terminan deformando nuestro idioma.

Por ejemplo, ¿cuántas personas hay que sepan que KE en realidad es QUE o que KIERO no es correcto, sino que debería escribirse QUIERO? Y eso por nombrar simplemente cosas sencillas. Es cierto que es más “mono”, “guay” o “canchero” escribir estas palabras con “K” porque podemos sentirnos más en el sistema, sentimos que formamos parte de él… sin embargo, me pregunto, ¿somos conscientes de que con ello contribuimos a que nuestro idioma se empobrezca más y más cada día, pierda sus colores, sus matices y se vuelva una estructura hueca y sin sentido?

¿Qué encontrar en este libro?

Con este libro podemos empaparnos de las formas correctas en las que podemos emplear nuestro idioma hoy en día, es una herramienta que sirve para ponernos al día sobre cómo se encuentra este rico idioma a la altura del año 2012.

Si echamos una hojeada a nuestro campo lingüístico encontraremos tanta variedad que quizás ni somos capaces de imaginarlo. Desde personas que hablan y escriben de forma correcta, a personas que no les preocupa cómo lo hagan y parece como si le pegaran bocados al idioma y lo hicieran pedazos cada vez que empuñan un lápiz o abren la boca.

Los autores dicen:

La importancia de expresarse correctamente

Un idioma es una entidad que evoluciona a medida que lo hacen las sociedades, es un organismo vivo no estático, cambia, se fortifica, se mezcla. Sin embargo, esa evolución muchas veces se confunda y términos o usos que teóricamente son más correctos dejan de tener relevancia y mueren debido al desuso, dando lugar a expresiones incorrectas y lamentables para el idioma.

Por eso, es importante tomarse con seriedad tanto nuestra forma de hablar como de escribir, es decir la forma en la que nos comunicamos. Salvar nuestro idioma, es una valiente forma de salvarnos a nosotros mismos, a nuestra cultura y sobre todo, a nuestros descendientes.

Este es un libro enfocado para todos los públicos que estén deseosos de apasionarse por el conocimiento del idioma, sin embargo es altamente recomendable para los que nos movemos en el mundo de la comunicación, oral y escrita, los que utilizamos el idioma como una herramienta de trabajo que nos permite acercarnos a otros y compartir nuestros conocimientos o pareceres. Seguramente, para muchos se convertirá en un manual de cabecera.

Lo que van a encontrarse en estas páginas es un extenso manual a través del cual el Instituto Cervantes pone las cosas en su sitio, llamándolas y escribiéndolas por su nombre. Permite, por tanto acercarse a palabras que a simple vista pueden resultar raras o “malformaciones de la lengua” para reconocerlas como necesarias y lógicas. Tal es el caso del término “mileurista” (una persona que pese a estar bien formada debe subsistir con 1000 euros), tan utilizado hoy en España y que recientemente la RAE lo ha aceptado.

Habrá que conocerlo, ¿no les parece? ;-)

Comentarios2

  • Elsy Alpire Vaca

    Bellísimo como útil articulo que devuelve la esperanza para redimensionar la descomposición que hoy se ve en el mal uso de la lengua española. Gracias por compartir.

  • Graciela Dantes

    Que bueno que alguien ya se preocupa por que nuestro lenguaje se utilice de la forma correcta. Es lamentable que un idioma tan bello como el nuestro a veces se hable con tantas y tantas palabras que no existen, que son inventadas por personas que no tienen nada edificante que aportar y lo peor de todo es que se hacen tan comunes como si fuera una gracia, y tambien al escribir ya la ortografía no importa y se escriben muchas barbaridades.

    Espero que todos tratemos de ser mejores tanto al hablar como al escribir.

    Muy buen mensaje Textil.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.