La poesía de Fina García Marruz


La poesía de Fina García MarruzOrígenes fue el nombre que recibió una revista cubana que reivindicaba la realidad a través de la poesía. No fue simplemente una forma de reunir poemas y textos de escritores del país, sino de crear un espacio de pensamiento colectivo en el que sus miembros se sintieran identificados con la realidad y lucharan por modificarla. Uno de los nombres que hizo posible esta revista fue Fina García Marruz, una autora sumamente intensa a la que vale la pena regresar con cierta asiduidad. Sobre su poesía escribo en este artículo.

La poesía mística de García Marruz

La poesía de García Marruz tiene diferentes etapas, una de las más conocidas es la última, en la que la autora exploró un lenguaje espiritual y religioso que ofrece matices sumamente interesantes. Sus poemas más que inclinarse por el discurso dogmático, se centran en la mística de la espiritualidad y en carácter recuerdan un poco a la inmensa Santa Teresa de Jesús, aunque escriba de una época bien diferente.

Cuando recibió el Premio Sofía de las Letras, entre las múltiples cosas que se dijeron en torno a la poesía de García Marruz una llamó mi atención: que es una poeta inteligible. Y me llamó la atención porque nunca lo había visto así. No creo que sea acertado este adjetivo para su pluma puesto que detrás de los adornos de sus estructuras yace una claridad difícil de encontrar en la poesía moderna.

Estamos acostumbrados a dos formas claras de acercarse a la poesía: una pluma directa y que tiende al feísmo (lo cual puede considerarse legible pero yo lo tildaría de simplista) y otra llena de adornos y de estructuras difíciles (que puede considerarse inteligible). En este último grupo se encuentran poetas de cierta importancia que no han hecho grandes aportes a la poesía universal. Porque las voces que realmente cambian la historia no pueden arrimarse a los extremos.

Y García Marruz sí tiene la capacidad para cambiarnos; por ende, no pertenece a ninguno de estos grupos. En equilibrio con ambos se caracteriza por ofrecer una poesía que pone en palabras lo cotidiano desde un punto de vista que roza lo místico, sin abrazarlo.

Por otro lado, que la poesía espiritual de García Marruz es auténtica y se encuentra muy alejada del hermetismo; de hecho en sus discursos los elementos conversan sin límite, fundiéndose el concepto más abstracto y espiritual con lo más cotidiano.

La poesía de Fina García Marruz

La infancia, siempre la infancia

Pero quizás uno de los ejes más relevantes de la poesía de García Marruz sea la infancia, a la que la autora vuelve de forma reincidente en muchísimos poemas: o quizás debería decir, el sitio del que nunca se va. En lo personal son los poemas de esta autora que más me conmueven, de los que más aprendo también.

En ella, la infancia se encuentra poblada de imágenes, manos, rostros que alivianan el presente (ese futuro lejano en la casa de la niñez). Es un retorno a la primera palabra, a las caricias de antaño en una poesía delicada pero contundente. Por otra parte, en lugar de acercarse a las maneras fáciles y tan usadas de acercarse a aquel tiempo primigenio, Fina lo hace con una madurez que asombra, ofreciendo una mirada nueva sobre el universo de la infancia.

Fina García Marruz fue parte de Orígenes y un eslabón sumamente importante a la hora de dar a conocer la labor de este grupo de artistas y pensadores cubanos en el mundo; de ahí que el haberla galardonado con el Premio Reina Sofía haya sido una de las mejores cosas que pudo hacer el universo de las letras no sólo por ella sino por toda esa generosa generación.

Y quiero terminar con el que para mí es uno de los mejores poemas de Fina. Se llama «Los extraños retratos» y pienso que puede servir para expresar con más claridad que mis palabras el sentido de toda la poesía de esta impresionante autora. Lo cuelgo completo porque es de una delicia impresionante. ¡No dejen de leerla, por favor!

La poesía de Fina García Marruz



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.