Escrivisiones I

Escrivisiones IDedicatoria
A los pasajeros en la Máquina del Tiempo.

ESCRIVISIONES

«El misterio de la vida es tan grande
como la sombra en la noche.»
Rabindranath Tagore, India (1861-1941)

PRÓLOGO.

Puede que este trabajo fuese concebido en hipótesis como un análisis entusiasta, romántico y optimista; ahora pienso que además, es un intento serio, válido para animarnos a escudriñar en nuestro espacio interior, de tal modo que aprovechando cada experiencia y ayudados por la capacidad que tenemos de discernir y tomar decisiones, consideremos la vida con valor. Dice el refrán que el que teme sufrir ya sufre el temor; así que de manera responsable y reflexiva, nos enfoquemos no solo en cumplir con esa cuidadosa labor que nos conduzca a encontrar el procedimiento propio para embellecer y transformar nuestra vida y en consecuencia, hacerla más placentera para todos aquellos que nos rodean y con los cuales la compartimos, sino también en disfrutar plenamente de este cometido.
Soy inexperta en cuanto a conocimientos científicos y argumentos filosóficos, pero apoyada en una gran cantidad de citas, referencias y pensamientos de grandes hombres de la historia que he ido insertando a lo largo de este trabajo, me atrevo a presentar razonamientos que sostienen un vínculo intrínseco con nuestro diario acontecer y que nos resulta imposible eludir.
Para quienes no estén dispuestos a darme su voto de confianza siguiendo la lectura de éstas y las siguientes páginas (22 entregas en total), permítanme valerme de lo que admitieron; un genio científico del siglo XX, Albert Eintein: “La formulación de un problema es muchas veces más importante que su resolución… ” y Aristóteles, cuya obra es la expresión más autorizada y completa de la filosofía y de la ciencia de su época, “En la poesía hay más verdad que en la historia”, ya que las consideraciones incluidas en el presente trabajo, producto del interés que todo individuo debe tener por mejorar su vida personal, además del atractivo propósito de plantear cada enigma como tal y de motivar e inspirar a otras personas a que hagan sus propias consideraciones, cuentan con un sentimiento lírico que similarmente sustenta el amor a la naturaleza y a la vida. Y si como dijo Goethe: “Toda palabra dicha despierta en alguien una idea contraria”; o al menos despierta la duda, que “es el principio de toda sabiduría. ”[1]. Esa duda finalmente debe llevarnos a forjar nuestra opinión personal.
Para aquellos que se sientan desanimados, desorientados, tal vez hasta incapaces de creer que pueden encontrar motivaciones en sus vidas, y tomando una vez más como referencia el pensamiento aristotélico; “nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta”, deseo que estas reflexiones personales sirvan de llamado a su juicio particular, para transformar el barro de todo comportamiento en la fina cerámica de una mejor conducta, en un renovado carácter; para dejarnos seducir por el lirismo; para limpiar del cristal de nuestra sustancia, el polvo que no deja traslucir la magia de la vida; para que el arte natural se libere de la mazmorra a la que sin darnos cuenta lo hemos confinado; para que el alma y la razón vallan de la mano y cierren filas ante la soledad, el olvido y la muerte; y finalmente para que, de una forma superior, apoyados en el triunfo y el positivismo de ese nuevo espíritu, sigamos haciendo girar la rueda de la existencia y así prolongar por siempre la esperanza y el milagro de la vida.

Reconocimientos.

Mi presencia actual contiene las edades anteriores a la vida, / los tiempos más viejos que la tierra, / los huecos del espacio antes de que el mundo fuera. ” Fernando Pessoa.
Agradezco la inspiración para este trabajo a los que ya no están, pero continúan en el recuerdo; a los que vendrán y no conoceré; a todos aquellos que me han alentado a compartirlo: a mis hijos y a toda mi familia. Además, a ese hombre o mujer que da su aporte sin nombre a la sociedad; a los que prestan su ayuda en cualquier momento y lugar; a esos héroes desconocidos de todo el mundo. También a los que han cometido errores; a las mujeres que tienen que alimentar a sus hijos o sostener a sus padres ancianos a costa de prostituirse; a los marginados por la sociedad; a los que se ven atormentados por el uso del alcohol y las drogas; a los jóvenes, a los niños de la calle…, en fin, a todos, soldados anónimos de la vida cotidiana. Para todos los fuertes de mente y espíritu y a su vez para todos esos otros seres sencillos y frágiles que me han inspirado, compañeros de viaje, pasajeros de este TREN, mi sincero agradecimiento.
La autora.

ADVERTENCIA AL VIAJERO: ¡NUESTRO TREN, VIAJA EN EL TIEMPO Y NO TIENE MARCHA ATRÁS!

El viaje más largo comienza con el primer paso. ” Proverbio chino.

¡Atención, Señores Pasajeros!: – El TREN no se detendrá jamás. Nuestro viaje no tiene destino y aunque el recorrido puede bifurcarse virtualmente; sensiblemente se orienta en una dirección invariable hacia El Futuro. Su salvoconducto es usted mismo. El pasaje no es gratis; se recomienda a cada viajero abonar su tarifa voluntariamente. Usted es responsable de proveerse alimento y cobija según se presenten las condiciones del camino. El itinerario es incierto y no tenemos acceso al mapa. Las condiciones del tiempo son variables. El equipaje permanente viaja en lugar seguro (el alma), cualquier otro será ocasional, transitorio y finalmente perdido. La travesía es única y cada cual tiene acceso a un momento de la eternidad. Cada uno de ustedes se encuentra instalado en un espacio exclusivo, tengan a bien aprovecharlo al máximo y ajustarse los cinturones de seguridad. Nuestro viaje comenzó hace millones de años. ¡Bienvenidos al TREN!

EL VALOR DE SU BOLETO.

«Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora» John Lennon

Nuestro presente es una consecuencia del pasado y como quiera que nos encontremos en él, estamos viviendo lo bueno o lo malo de su raíz. “Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo”; reza un proverbio árabe. Tengamos en cuenta, en marcha, subidos al tren perpetuo, en el que viajamos todos (no importa si estamos vivos o muertos; nacidos o por nacer) que nuestro presente es la antesala del futuro; en algún momento ese futuro será el presente de otro ulterior y por ende pasado, y así sucesivamente en el Tiempo. Su permanencia corre paralelamente a la duración su tiempo finito, ese que suele usted contar y que está regulado por un calendario y precisado por las horas del día. Si como debe usted saber, su boleto temporal caduca cuando caduca la duración de su tiempo finito, no lo desperdicie; aunque pretenda hacer un cálculo, usted nunca llegará a enterarse de la fecha exacta de caducidad, a no ser que su pronóstico converja con ella en una remota probabilidad de coincidencia, y eso es muy difícil, además si no ha actuado bien, siempre pensará que lo ha sabido muy tarde, por otra parte; hágalo bien o mal, usted pagará el valor de su boleto y de tal valor mucho depende su propio bienestar y el de los suyos. La permanencia del alma transita recíprocamente con la duración del tiempo infinito y permite a su boleto aspirar al valor del Tiempo. Su boleto es permanente; su boleto es simplemente tiempo; nadie puede revertir el tiempo, no lo malgaste. Aunque una parte de la duración de su tiempo finito haya quedado atrás, piense que aún le queda cierta duración a su tiempo. Ahora puede hacerlo: Considere el valor que tiene su boleto.

Soy el que pese a tan ilustres modos / de errar no ha descifrado el laberinto/
Singular y plural, arduo y distinto, / del tiempo, que es uno y es de todos.

Jorge Luis Borges

[1] Aristóteles.

Continuará…
Adelanto para la próxima entrega:
EL CAMINO RECORRIDO.

Más información sobre María Eugenia Caseiro

Comentarios2

  • Lena

    Y vaya viaje...!
    El boleto para este Tren sin fecha de caducidad, nos ayudara a montar el Tren que nos brinda Ma.Eugenia...
    Ire vagon por vagon hasta llegar al vagon #22..
    Hoy he logrado entrar y comenzar..
    Pienso que no estare sola.
    Feliz viaje para todos...!

  • Lena

    Hoy regreso al vagon donde comence, no quiero marcha atras, solo deseo continuar andando hasta llegar a los proximos vagones, por los que ya he pasado y en los que si he estado acompañada, solo que senti nostalgia por este vagon en el cual comence un viaje muy ameno y lleno de conocimiento, adentrandome en comentarios propios de cada tema.
    "El valor de la vida es tan grande como la sombra en la noche"..
    Me arriesgo a decir que este primer TREN fue el comienzo de un vagar entre las sombras de la noche..." y pudiera añadir "y entre las claridades del dia".. buscando el valor de la vida y dispuesta a "pagar el boleto".
    Hasta hoy no he logrado incursionar en todos los vagones,por circunstancias ajenas a mi voluntad, pero estoy recobrando el tiempo y tratando de terminar el viaje, esperando "descifrar el laberinto." y nos sorprenda un futuro lleno de logros al llegar a la
    meta.
    Ma. Eugenia, este fue un bello comienzo...sigo aprovechando mi boleto...cariños..."el tiempo es uno y es de todos..."



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.