Escribir un ensayo auténtico y vivo

Escribir un ensayo auténtico y vivo

Cuando leí el libro «(H)adas», de Remedios Zafra, quedé fascinada. No sólo por el tema que trataba sino por el modo auténtico en el que se hallaba escrito. No he vuelto a leer un libro de ensayo tan vivo y tan excitante. Así que, si están pensando en escribir un texto de esta categoría no dejen de leer este librazo (que, por cierto, se hizo con el Málaga de Ensayo de 2012) para buscar una buena fuente de inspiración.

Ya hablamos sobre cosas para tener en cuenta antes de sentarnos a escribir un ensayo y escribimos una lista de consejos para poder llevar a cabo la labor de forma eficiente. Hoy nos toca pensar en qué podemos hacer para que nuestros ensayos sean auténticos y nos representen; tarea que, aunque a simple vista pueda parecer sencilla, evidentemente no lo es.

Aprender y desaprender para generar un texto vivo

Es fundamental, como ya lo hemos dicho, que tengamos una tesis clara y que seamos lo suficientemente capaces de describir con precisión nuestra opinión y dejar en evidencia nuestra investigación.

Dije en uno de los textos anteriores que una parte importante de la escritura del ensayo era la búsqueda de la información; es decir la exploración a fondo del tema, que incluye pleno conocimiento de lo que otras personas (cuyo trabajo tendremos en cuenta para otorgar credibilidad al nuestro) han expuesto sobre dicho tema. Me reafirmo en esa premisa, no obstante, a la hora de escribir hay que desaprender. Desprendernos del estilo de nuestros padres, de la retórica que utilizaron los que escribieron esos textos en los que nos basamos y buscar nuestra propia forma de decir las cosas. Desaprender los adornos de las ideas para aprender a decir con nuestras propias palabras, de eso se trata.

Sobre retórica y otros asuntos

Si bien es cierto que en todas las disciplinas existe un argot que puede servirnos para expresar con claridad lo que deseamos, lo ideal sería que todos los textos pudieran ser comprendidos por cualquier persona. Y en esto, pienso que los ensayos suelen ser algo deficientes.

Una buena escritura retórica te permitirá llevar a cabo un texto sólido y convincente, es lo que leerás en cualquier texto sobre cómo escribir un ensayo. No obstante, se olvidan de agregar que una escritura sin alma por muchos retoricismos que utilice no llegará al lector.

En este punto los ensayos se diferencian rotundamente de otros textos porque la mayoría de los ensayistas construyen una pared que los separa rotundamente de los lectores. Y pienso que el primer desafío que debemos proponernos al escribir es el opuesto: acercarnos a los lectores. Por lo que, sería recomendable evitar las frases exuberantes y centrarse en decir lo que queremos con nuestras propias palabras, porque no hay nada mejor que una escritura clara, sea cual sea el género que se está encarando.

Escribir un ensayo auténtico y vivo

Páginas llenas de nosotros mismos

Así como cuando escribimos poesía o narrativa es bueno empaparnos del trabajo de otros autores, lo mismo nos conviene hacer cuando nos enfrentamos a la escritura de un ensayo. Comencé el artículo hablando de Remedios Zafra y en este punto quiero reiterar el impacto que generó en mí la lectura de «Hadas» y recomendárselos como una buena guía para este hermoso reto de escritura.

Escribir es una tarea que requiere mucho esfuerzo pero también mucha valentía porque debemos ser nosotros mismos frente a esa hoja en blanco asumiendo las consecuencias; esto significa, proponernos dar lo mejor de nosotros aunque sepamos que la mitad de las veces no lo conseguiremos tal cual nuestras expectativas. Es importante, por tanto, no sólo que escribamos de lo que sabemos (después de haber hecho una exhaustiva investigación) sino que además, lo hagamos de forma natural, precisa y útil.

Hace unas semanas, Andrés Neuman contó en una entrevista que generalmente cuando escribe poesía el primer manuscrito es bastante lírico y que después, realiza una depuración para conseguir un texto más coloquial y cercano al lector. Pienso que éste puede ser un buen consejo para cualquier otro género: escribir notas, hacer borradores y después, antes de sentarnos a pasarlos en limpio, preguntarnos ¿qué quise decir? ¿puedo decirlo de una forma más entendible? De eso se trata toda la escritura y pienso que seguir este consejo a la hora de escribir un ensayo puede sernos de gran ayuda.

Escribir un ensayo auténtico y vivo

¿Qué aporta un ensayo al mundo?

Y aquí les dejo otras 5 sentencias que pueden serles útiles para crear un ensayo contundente:

1- Un ensayo es un texto que se ubica en la frontera entre el arte y la ciencia.

2- Un ensayo es un texto en el que plasmamos nuestras reflexiones en torno a un determinado tema.

3- La estructura de un ensayo debe plantearse antes de comenzar a escribirlo, para conseguir un trabajo homogéneo.

4- Un ensayo debe ser escrito con humildad para que los lectores no sientan que estamos intentando demostrar todo lo que sabemos del tema.

5- Un ensayo es un texto que se escribe con el objetivo de plantear una nueva lectura o visión en torno a un tema, alumbrando nuestros pensamientos con lo escrito por ciertos investigadores o autores.

Escribir un ensayo auténtico y vivo

Comentarios2

  • Rapsodico

    Aunque de momento no es mi objetivo escribir ensayo, intentaré leer (h)adas y tomo nota de lo que aporta un ensayo al mundo ;)
    Un abrazo, Tes.

  • Enrique cornejo

    Siempre he visto al ensayo , como el medio perfecto para plasmar las ideas y el pensamiento aún poético y romántico sobre temas que nos apasionan o de alguna manera sentimos que debemos bajo el oficio de las letras navegar y gozar de su libre existencia .



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.