Cómo escribir adecuadamente verbos con pronombres átonos

Si te preguntas cómo escribir adecuadamente verbos con pronombres átonos, este artículo responde a tu inquietud.

En el capítulo de ayer hablamos sobre pronombres átonos, y han quedado muchas dudas pendientes. Revisando publicaciones de la Fundación del Español Urgente, he encontrado algunos consejos que pueden ser sumamente útiles. Quien desee indagar más y mejor en el lenguaje, que no se pierda este maravillosos sitio, donde podrán encontrar una gran variedad de artículos relacionados con el buen uso de nuestro idioma. Asimismo, en nuestro blog está disponible la sección Taller literario, con muchísimo contenido sobre ortografía y gramática española.

¿Cómo utilizar bien los pronombres con los verbos?

En nuestra carrera por entender la relación entre verbos y pronombres nos encontramos con aquellos verbos que para formarse requieren sí o sí de uno o varios pronombres para adquirir sentido.

Cuando los pronombres denominados clíticos: me, te, se, nos, os, lo/la, los/las, le/les, acompañan a un verbo se escriben unidos a él si su lugar es después del verbo (enclíticos) y separados si es delante (proclíticos). Cabe mencionar que estos pronombres son siempre átonos (se pronuncian sin acento o intensidad, diluyéndose en el resto de la palabra).

En estos casos, debemos tener en cuenta que, la acentuación, responde a las normas de la ortografía de nuestro idioma, independientemente de si la forma del verbo en solitario lleva a o no tilde. Es decir: si al añadirse el pronombre el verbo pasa de ser una palabra llana y se convierte en una esdrújula, debemos siempre escribir la tilde.

Hay que añadir que esta norma se sostiene también para los imperativos en las formas de voseo: muchas palabras en este caso no llevan tilde en la construcción con pronombre, al pasar de aguda con tilde, por ejemplo, a llana terminada en vocal; como puedes ver en el segundo ejemplo.



Consejos para escribir bien los verbos con pronombre átono

La escritura de aquellos verbos que se unen a uno o varios pronombres presenta muchísimas dudas. Hemos visto las claves principales del tema. Vamos a ahondar un poquito más sobre el tema.

¿De qué manera podríamos armarnos de unas reglas que nos funcionaran siempre? Nuevamente Fundéu nos ofrece lo que necesitamos para no seguir cometiendo errores en este tema.

Cuando el pronombre es «nos»

El pronombre «nos» presenta cierta dificultad al unirse a ciertos verbos: como los terminados en ‘n’ o ‘s’. Veamos.

Cuando el verbo termina en ‘-n’, al unirse al pronombre «nos», se mantienen las dos enes. Es el caso de formas como «dennos» o «manténgannos» (recordemos lo que decíamos antes de la tilde cuando lo requieren las normas de nuestra ortografía). Tal como puede notarse en el primer ejemplo de este apartado.

Esto es lo que sucede, por ejemplo, con los verbos conjugados en la forma plural de la segunda persona (ustedes). Algo distinto es lo que ocurre con el singular de la segunda persona correspondiente (usted); en este caso la terminación no es ‘-n’, por lo tanto, al unirse al pronombre «nos», sólo lleva una ene. Tal como vemos en el segundo ejemplo.

Otro caso que presenta dudas es en la primera persona del plural del subjuntivo, cuando necesitamos añadirle el pronombre «nos». En estos casos, dado que el verbo termina en ‘-s’ al igual que el pronombre, se suprime la primera de ellas. En el tercer ejemplo puedes verlo con más claridad.



Cuando el pronombre es «se»

Con aquellos verbos acabados en ‘-n’ no se suprime esta letra ni se pasa al final de la construcción: se mantiene esta ene y no se agrega ninguna letra al final (un error sumamente frecuente).

Cuando el verbo termina en ‘-s’, se mantiene la regla del pronombre «nos»: se suprime si debe ir acompañado de dos pronombres. El segundo ejemplo puede servir para entender bien esta norma.


Cuando el pronombre es «os»

Aquí tenemos otro caso que muchas veces presenta dificultades para los hablantes. En la segunda personal del plural del imperativo el verbo terminado en ‘-d’, pierda esta letra al ir acompañado del pronombre «os». Tal como podemos comprobar en el primer ejemplo de este apartado.

Cuando el verbo termina en ‘-r’ muchas veces se le suele agregar el pronombre tal cual: es incorrecto. Lo adecuado es suprimir esa letra y formar el verbo de forma similar al punto anterior. Como vemos en el segundo ejemplo.

El verbo «ir» presenta una excepción al unirse al pronombre «os». En este caso se permiten dos formas. La más recomendada: en la segunda persona del plural del imperativo se mantiene la ‘-d’ final y se le añade el pronombre. La segunda forma, muy frecuente pero no del todo ortodoxa, es «iros».





Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.