Charlotte Brontë, tragedias y pasiones

A más de un siglo de la muerte de la escritora Charlotte Brontë, la «London Review of Books» consigue rescatar una obra que el tutor de Charlotte le pidió que escribiera, la cual ha sido solamente publicada en francés y se perdió de los anales sobre 1913.

Lo inédito de Charlotte

Brian Bracken, quien trabaja como archivista desde hace muchos años, ha encontrado recientemente un manuscrito en francés, con algunos errores gramaticales y de ortografía cuyo título es L»ingratitude. La autora de Jane Eyre, una de las obras más populares escritas por una mujer durante el siglo XIX, debió realizar esta obra como una tarea impuesta por su tutor, quien era Constantin Heger, del que se dice que Charlotte estaba enamorada. Dicho texto había desaparecido de los anales en 1913, habiendo sido publicado en 1842.

Las características fundamentales de este texto es la inmadurez de la escritora, pese a que entre ese relato y la publicación de Jane Eyre tan sólo pasara un año. Además, puede notarse el estilo puro de la Brontë, poco labrado hasta entonces, y el amor incondicional que sentía por Heger, un amor prohibido por cierto, ya que él se hallaba casado.

Según lo explica Brian Bracken, el motor que llevó a que escribiera ese relato fueron las fábulas La Fontaine y J.P. Florian por sus características y teniendo en cuenta que el método en el que trabajaba Heger con las niñas Brontë era que realizaran tareas a partir de textos de autores que estudiaran en clase. En este relato la protagonista es una rata despreocupada que contradiciendo los deseos de su padre se marcha a vivir en el campo, en busca de aventuras, pero dicha historia termina en tragedia. Por otro lado, agrega Bracken, que pese a que Heger tenía la costumbre de agregar comentarios en los textos de las hermanas Brontë, en este relato no aparece ningún apunte suyo.

Una tragedia llamada Brontë

La vida de las hermanas Brontë estuvo irradiada de malos y caóticos momentos y una palabra las atravesó de palmo a palmo, tuberculosis.

Charlotte Brontë nació el 21 de abril de 1816 en Yorkshire (Gran Bretaña), tenía cinco hermanos: Emily, Anne, Maria, Elizabeth y Branwell. Eran pequeños muy imaginativos y habían creado diversos reinos a su medida, el de Angria, de Charlotte y Branwell, y Gondal, de Emily y Anne. Del primero aún se conservan muchos cuadernos, sin embargo del segundo no queda ninguno.

Cuando Charlotte contaba con cinco años de edad su madre falleció, ese mismo año su padre envió a Charlotte, Emily, Maria y Elizabeth al colegio de Clergy Daughters, un lugar siniestro y poco aconsejable para unas criaturas (en él se encuentra inspirado el colegio Lowood de Jane Eyre). En este lugar sus hermanas María y Elizabeth enfermaron de tuberculosis, razón por la cual el padre las sacó del colegio a las cuatro. De todas formas ambas fallecieron a causa de esta enfermedad.

Posteriormente Charlotte fue enviada a Bruselas a un internado privado donde vivió experiencias que la marcaron profundamente y que la llevaron a escribir cientos de poemas y la novela «Villete» donde narra la vida de Lucy Snow, donde se puede tener consciencia de la soledad, la nostalgia y el aislamiento que Charlotte vivió en carne propia en este período.

Sus otras dos hermanas volvieron al pueblo donde vivía su padre a ocuparse de las tareas propias de la casa; mientras que su hermano quien había entrado a trabajar en un recinto fue echado por enamorarse de la esposa del patrón. Su vida fue de mal en peor y se dejó llevar por una vida licenciosa entregado al opio y a la bebida.

Las tres hermanas Brontë se entregaron a la literatura. Las primeras novelas que se publicaron fueron «Jane Eyre» de Charlotte, «Agnes Grey» de Anne, y «Cumbres borrascosas», de Emily, las tres en 1947.

Sin embargo la tragedia aún no había terminado su papel en la historia de los Brontë, al año siguiente de publicar Emily murió de tuberculosis, y al año siguiente la sucedió Anne, víctima de la misma enfermedad y luego de publicar «La inquilina de Wildfell Hall», y mientras escribía «Shirley». Años después, Charlotte también murió de tuberculosis, mientras estaba embarazada de su primer hijo, tenía tan sólo 38 años.

Un amor imposible pero histórico

Charlotte Brontë estaba profundamente enamorada de su tutor Constantin Heger, pero ese amor no pudo consumarse, según se cree porque él estaba casado. Pese a eso ella estaba convencida de que él le correspondía y aunque mantener su pasión en el más absoluto secreto, le enviaba románticas cartas. Se dice que Heger las rompía, pero su esposa las recuperó de la basura. En una de ellas podía leerse:

La fuerza que Charlotte dejaba salir de ella a través del amor y la pasión es posiblemente la responsable que le permitiera escribir obras que marcaron un antes y un después en la literatura rosa. Cabe señalar que las suyas no sólo eran novelas que nombraban al amor como motor para cometer locuras, sino que además permitían poner en palabras la falta de espacio para la mujer y los infinitos desajustes sociales de su tiempo.

La fuerza de ese amor que parecía sobrepasarla fue la que la llevó a escribir «Villete», una novela donde la protagonista se enamoraba de un hombre que no podía corresponderle. Pese al intento de su tutor de quemar sus cartas, muchas de ellas fueron rescatadas y reconstruidas por su esposa y gracias a ella, todavía pueden conocerse.

Dice Rachel Foss, quien trabaja en la Biblioteca Británica, donde se encuentran las misivas:

Si nos dejamos llevar por la lectura de Charlotte podemos intuir una vida llena de nostalgia y tristeza; sus personajes femeninos son apasionados pero tímidos y viven con las emociones a flor de piel. Para Charlotte la vida estaba constituida por cientos de deberes que cumplir y el amor era siempre para los demás.

Seudónimos masculinos para conseguir publicar

Cabe señalar que antes de publicar novelas las hermanas Brontë enviaron algunos poemas a dos editoriales pero no fueron publicados por haber sido escritos por mujeres; entonces lo intentaron con otras firmando con nombres masculinos: Currer, Ellis y Acton Bell, los cuales sí fueron aceptados. Cuando Charlotte deseó publicar Jane Eyre también lo hizo bajo el seudónimo Currer, pero este libro pese a haber sido recibido muy bien por el público, despertó intriga sobre la sexualidad del autor pues pese a que se consideraba que ninguna mujer podría hablar de forma tan franca sobre el amor y la pasión, en ciertos pasajes podía notarse un toque femenino.

Entre algunas de las conclusiones a las que se llegó se dijo que había sido escrita por dos hermanos, varón y mujer. La novela dio mucho de que hablar ya que en ella no sólo se mostraba a una mujer de protagonista, sino que además era un ser independiente y muy resistente a aceptar la dominación, aún fuera de un hombre.

Charlotte Brontë nunca se sintió inferior y supo llevar una vida lo suficientemente libre, pese a que se caso no lo hizo sino después de rechazar tres propuestas de matrimonio, porque sabía que sus pretendientes no la veían como a una igual, sino que tan sólo buscaban una esposa.

A continuación pueden ver el tráiler de una de las versiones de «Jane Eyre», llevada al cine en el 2011.

Comentarios5

  • RebecaP

    Me parece super interesante !!! Tratarè de conseguir uno de sus libros
    Muchas gracias
    Un abrazo

  • ninoska80

    Excelente la novela de Charlotte: Janye Eyre, la he leído varias veces y la recomiendo, fue una de mis primeras lecturas y simplemente me encantó.

  • herminia trejo

    sólo he leído cumbres borrascosas, jamás supe de la trágica vida de esta familia, ahora puedo entender en cierta manera sus personajes. gracias por el artículo me pondré en campaña de conseguir algún otro

  • Anna.

    Magníficas !!

  • Maricel peña

    !!! Estoy extasiada leyéndote, adoro las letras de las hermanas Brontë, leí Cumbres Borrascosas a los 13 años, y me enamoré de sus escritos, me da una sensación rara en mi estómago cuando pienso que con su temprana muerte se perdieron muchos libros hermosos, gracias por tan excelente reseña Tes, saludos.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.