Acerca de la autora Sylvia Molloy

A Sylvia Molloy se la conoce como la pionera de la literatura lésbica argentina, sin embargo es mucho más que eso; lejos está de los estereotipos y, de hecho, aspira a que su novela no sólo sea reconocida por el sector homosexual femenino.

En este artículo mencionaremos algunas de las cosas que compartió con sus lectores a través de una entrevista realizada por el Diario Clarín y resaltaremos algunos aspectos de su persona y su labor como escritora.

La censura que no pudo derribarla

Los comienzos de Sylvia fueron sumamente difíciles, silenciados por el sector intelectual del país.

Cuando en 1981 su novela fue rechazada por todas las editoriales argentinas por ser considerada subversiva o poco apropiada, la autora debió aceptar esta decisión, aunque no abandonó la lucha, continuó intentándolo y en 1998 la editorial Simurg estuvo dispuesta a publicarla.

En una entrevista profundamente íntima, la autora de la novela titulada “En breve cárcel” se atrevió a hablar de estas cuestiones y de su obra en general. Dijo:

A pesar de los intentos por callar la intensa voz de Sylvia, no pudieron pararla. El texto circuló en fotocopias y de ese modo se dio a conocer y la autora descubrió a su grupo de lectores que, claramente,  no pensaban igual que las editoriales y que le dieron una oportunidad.

El estilo de Molloy

Sylvia Molloy nació en Buenos Aires y actualmente reside en Estados Unidos, trabajando como profesora en la Universidad de New York dirigiendo cursos de escritura creativa. Algunas de sus obras son “En breve cárcel”, “El común olvido”, “Desarticulaciones” y “Las letras de Borges”.

El interés principal de la autora está relacionado con las poses, es decir las actitudes, la vestimenta y todos los elementos que rodean a un escritor y que interfieren indudablemente en los lectores o son de importancia relevante para la obra.

Sin ir más lejos, recientemente ha publicado con Eterna Cadencia una obra que se titula “Poses de fin de siglo” y en el cual Molloy hace un intenso análisis sobre el escritor Oscar Wilde y sus poses: el significado de su vestimenta de terciopelo y sus prendedores brillantes y la exhibición de su sexualidad.

Cuando escribió “En breve cárcel”, Molloy se hallaba viviendo en el extranjero y atravesando una etapa sumamente difícil de su vida; concentrada en esconderse más que en exhibirse. En ese recogimiento encontró el título y le pareció sumamente adecuado porque describía como se sentía, escribiendo desde el encierro de su cuarto y eludiendo la construcción de una pose.

Pese a que la propia autora asume que se trata de una obra muy personal. La misma se encuentra escrita en tercera persona pero de una forma tan magnífica, que no se siente la lejanía que a veces impone esta voz narrativa, sino que se lee como algo sumamente cercano.

Al preguntarle por qué la idea de utilizar esta voz, Molloy expresó que necesitaba crear una distancia para darle al personaje una cierta autonomía, para no identificarse tanto con él y poder así jugar más con la escritura; como si se tratara de una máscara que permite inventar y distorsionar los acontecimientos y espacios.

En esta obra existen muchos aspectos resaltables, no solamente la exquisita prosa de la autora, sino también su capacidad para explayar las emociones de la protagonista, consigue que empatices con ella al punto de vivir su vida.

Querría compartir con ustedes, antes de terminar, una frase del comienzo del texto que me parece alucinante:

Me resulta sumamente interesante la forma en la que hace referencia a la discriminación y al rechazo que sienten no sólo los homosexuales, sino todas aquellas personas que se sienten diferentes. Ajenas al mundo, viviendo al margen de los acontecimientos y analizando su propia vida como si se desarrollara sobre una nube, en otro planeta, lejos del mundo.

La única forma de salir de uno mismo es adentro, donde no entran los prejuicios y los pensamientos ajenos y a la vez, su alejamiento del mundo es la única manera de protegerse del resto de las personas, puede que de ella misma también.

Indudablemente, esta autora poco apreciada por su tierra, debe ser leída en cualquier punto del globo porque tiene mucho más para decir que contar una historia lésbica, que por cierto es triste pero muy bonita. Nos habla de las sociedades, de la forma en la que muchas personas nos escondemos del mundo porque lo que encontramos en él sólo nos hace daño y sobre todo de la importancia de romper con los prejuicios y comenzar a construir una realidad que nos haga felices.

Desde ya, “En breve cárcel” es una obra altamente recomendable.

Comentarios2

  • Carlos Dos Santos Daniel

    Me encanto, querida amiga, con que gusto leí, este artículo.

    Un abrazo grande.

  • holguinovich

    Excelente pluma, fantásticas letras, fenomenal escritora.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.