Rafael Pérez Estrada

La ciudad española de Málaga, a lo largo de la historia, ha visto nacer a una gran cantidad de escritores. Esta localidad, además de ser la cuna de intelectuales como Manuel Altolaguirre y Emilio Prados, es el lugar en el cual, el 16 de febrero de 1934, abrió sus ojos al mundo Rafael Pérez Estrada.

Este hombre, fruto del amor entre una pintora llamada Mari Pepa Estrada y el médico Manuel Pérez Bryán, fue artista plástico, abogado y poeta.

En 1959, después de haber completado en la Universidad de Granada la carrera de Derecho, Rafael se afincó en la capital de España, donde repartió su tiempo entre actividades laborales vinculadas a las leyes, la elaboración de dibujos y las colaboraciones en emisoras radiales y revistas. Poco más tarde retornó a Málaga para nunca más irse.

“Valle de los Galanes”, una obra presentada en 1968, marcó su debut como escritor. Con el tiempo, su producción literaria se ampliaría con “Obeliscos”, “La bañera”, “Prestado título: Cantemos esta noche una especie de salmo…” y “Especulaciones en la misma naturaleza”, entre otros títulos.

Al repasar sus vivencias y aportes se descubre, en tanto, que este autor nombrado Hijo Predilecto de Málaga se involucró en el surgimiento del Centro Cultural del 27 y le dio impulso al Consejo Social perteneciente a la Universidad de Málaga.

El 21 de mayo de 2000, Rafael Pérez Estrada, quien meses antes había sido homenajeado por el Círculo de Bellas Artes de Madrid, perdió la batalla contra el cáncer que lo aquejaba. Como agradecimiento a sus contribuciones culturales, en Málaga se decidió bautizar con su nombre a una institución educativa y a una calle. En 2016, además, el también responsable de “Conspiraciones y conjuras” y “Jardín del Unicornio” fue protagonista de una edición monográfica de la revista “Litoral” y recobró notoriedad debido a la creación de un premio de aforismos que exalta su figura.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.