Ángela Vallvey

La sociedad secreta

 Poema siguiente


Has llegado a mi casa
ordenando las quejas
de la noche.
—Besos como pequeños corazones
se cayeron al suelo
sin cuidado—.

El verdor de tus ojos
era una tierra fértil
cultivada entre lágrimas.

"¿Cuánto pesan los astros?",
preguntaste,
"¿y las horas del día?
¿Saben quién somos
los milenios?
¿Hay praderas de espacio
que se tienden tranquilas
detrás de la ventana?"

Oh, ven, ven de nuevo,
escucha los ruidos
del amanecer.
Haz vino
con las sombras de la estancia.
Que la luz sea una estela de seda pura
para que tú la toques.
Que nunca diga basta.

Desde que tú llegaste
la primavera ha derrochado
toda su gloria floreciendo
por dentro de mi boca,
—nunca mira hacia atrás,
y es libre,
tiene abiertas las manos—.

Poema siguiente 

 Volver a
Ángela Vallvey

Comentarios3

  •  
    felipe gonzalez mer Bello poema subliminal.

    Sociedad secreta,
    amor entre dos seres,
    sedientos de entrega,
    una entrega sinfín.
  •  
    yosoyelquesoysiempre Versos sublimes, llevan ese algo tan especial, lo que denomino como el tuétano de las letras.

    Así se escribe.

    Felicitaciones.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Hermosas letras, tan antiguas y tan presentes. Una bella forma de vida.

    Rafael.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.