Alfonso Costafreda

Palabras de Paul Celan

 Poema siguiente


Pero aún pudo verte, un eco
que caería a tientas
con la antena de las palabras, lomo
de la separación.

Su rostro suavemente resignado,
la lámpara que ardiera;
mas de repente surge
dentro de mí una llama
en que susurras con dolor. No. Nunca.

Poema siguiente 

 Volver a
Alfonso Costafreda