Silvia Favaretto

Cien Rosas rojas encerradas en el capullo de mi carne (La carta)

 Poema siguiente

100 Rosas rojas encerradas en el capullo de mi carne (La carta)



Cuando lo extraje del sobre
como un presagio
la hoja de tu carta
me cortó el dedo.
Una herida sutil pero profunda,
típica del papel afilado.

La sangre chorreó en seguida copiosa
y andando por la calle
yo goteaba y
manchaba de amaranto el asfalto:
gotas de rubí derretido.

Dejo que esto sea
el ridículo hilo de Ariadna
para reconducirte a mí.

Recojo el dedo herido en el puño.
El corte quema y
la sangre que sale
corre en arroyuelos sobre la palma de mi mano.

El minúsculo río rojo
elige come madre los surcos de mi palma:
la línea de la vida, la de la salud
y la del corazón
inundadas de sangre.



De La carne del tiempo, Editorial Artificios, Bogotá, 2002

Poema siguiente 

 Volver a
Silvia Favaretto