Santos Domínguez Ramos

La aljaba del viajero (VI)

 Poema siguiente

Si vuelves a Damasco,
viajero, ponte un velo
delante de los ojos,
que el sueño aún no ha pulido
en los muros de adobe
la arista del dolor.
La madrugada, el gallo
de cobre por las cúpulas.

Poema siguiente 

 Volver a
Santos Domínguez Ramos