Rosario Castellanos

Ajedrez

 Poema siguiente

Porque éramos amigos y, a ratos,
                                        nos amábamos;
quizá para añadir otro interés
a los muchos que ya nos obligaban
decidimos jugar juegos de inteligencia.

Pusimos un tablero enfrente de nosotros:
equitativo en piezas, en valores,
en posibilidad de movimientos.
Aprendimos las reglas, les juramos respeto
y empezó la partida.

Henos aquí hace un siglo, sentados,
meditando encarnizadamente
cómo dar el zarpazo último que aniquile
de modo inapelable y, para siempre, al otro.

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Rosario Castellanos

En YouTube

Sonatina, de Rubén Darío



Suscribirse:

Comentarios3

  • Jesús Bellísimo hallazgo he realizado(tardíamente, es cierto), de este poema de Castellanos. Que contradictorio, Amigos y amantes centenarios, pero empecinados en aniquilar al otro.
  • Jesús Me prometo leer a Rosario Castellanos. Tiene chispa.
  •  
    Alek Hine Un ajedrez muy crudo, con poco o casi nada de placer (a menos que haya placer en aniquilar a otro).
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.