Roque Dalton

EL OBISPO

 Poema siguiente


Los hombres en este país son como sus madrugadas:
mueren siempre demasiado jóvenes
y son propicios para la idolatría.

Raza dañada.
La estación de las lluvias es el único consuelo.

Poema siguiente 

 Volver a
Roque Dalton