Rodolfo Häsler

Berna

 Poema siguiente

Desde arriba contemplo a la bestia dentada
y recuerdo que en la infancia jugaba con una réplica
en peluche, mucho menos imponente,
presente en la formación sentimental de todo niño alpino.
El foso es la salida del laberinto medieval,
un camino sinuoso de piedra arenisca ocre
en la que han sido labradas las agujas más sorprendentes
y las ventanas de las viviendas.
En una de ellas, mi padre, que ahora es mi hijo,
tocaba la viola con método insistente
mientras yo aprendía el dialecto gótico de mis antepasados.
Los almacenes subterráneos de patatas y manzanas,
los barriles de mosto campesino, las sedes de los gremios
y sus emblemas, la cigüeña azul, el devorador de niños,
la carpa dorada, el ojo de la aguja,
acaban en la rueda de la muerte que acucia a los berneses
junto al símbolo del oso, el animal.
Desde la altura de la nieve desciendo a la casa de las bestias,
y apoyado en el borde, me asomo a ver sus fauces.

Poema siguiente 

 Volver a
Rodolfo Häsler

Comentarios4

  •  
    PETALOS DE NOCHE Extraño-
  •  
    Elsy Alpire Vaca Interesante poema, amigos, gracias por compartir.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Un excelente y bello poema . No puede dejarse pasar sin guardar lo mejor que ha plasmarlo en letras .

    Felicitaciones.
  •  
    felipe gonzalez mer Las vivencias imborrables de infancia
    por siempre viven en nuestras profundidades,
    He tenido la gracia de ver parte
    de los alpes suizos y
    entender la razón de llamar,
    a una parte de mi estado,
    " la Suiza veracruzana ".

    Rodolfo, tu poema refleja
    tu nobleza humana en,
    "mi padre, que ahora es mi hijo "
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.