Gustavo Adolfo Bécquer

Rima XXXIX

 Poema siguiente



¿A qué me lo decís? Lo sé: es mudable,
es altanera y vana y caprichosa;
antes que el sentimiento de su alma,
brotará el agua de la estéril roca.

Sé que en su corazón, nido de sierpes,
no hay una fibra que al amor responda;
que es una estatua inanimada..., pero...
¡es tan hermosa!

Poema siguiente 

 Volver a
Gustavo Adolfo Bécquer

Comentarios4

  • anonimo trata sobre un amor perdido
  •  
    gilbertomg "¡es tan hermosa!" y tal vez ese haya sido su peor castigo, o quizás no pudo con el peso que carga una bella mujer. Tal vez nunca se preocupó por no ser "altanera y vana y caprichosa" ni logró evitar su corazón fuese "nido de sierpes" donde "no hay una fibra que al amor responda". No obstante "¡es tan hermosa!". De acuerdo Bécquer, esa mujer habrá sido todo lo imperfecta que puede ser un ser humano pero evidentemente usted que conoció parece muchas bellas mujeres no pudo dejar de dedicarle este poema a una mujer que "¡es tan hermosa!". O tal vez no fue que no pudo sino que a pesar de todos sus defectos, su hermosura le mereció convertirse en una de las tanta musas que debieron haber inspirado a Gustavo Adolfo Bécquer.
  •  
    Mar (Bar Literario) Sin remedio.
  •  
    dylan maki :)
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.