Gustavo Adolfo Bécquer

Rima XLVI

 Poema siguiente



Me ha herido recatándose en las sombras,
sellando con un beso su traición.
Los brazos me echó al cuello y por la espalda
partióme a sangre fría el corazón.

Y ella prosigue alegre su camino,
feliz, risueña, impávida. ¿Y por qué?
Porque no brota sangre de la herida.
Porque el muerto está en pie.

Poema siguiente 

 Volver a
Gustavo Adolfo Bécquer

Comentarios2

  •  
    pollitopoli sierto solo te dicen adios biendo que no le importa lo que paso.
  •  
    PETALOS DE NOCHE Espeluznante...!!!
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.