Gustavo Adolfo Bécquer

Rima XLI

 Poema siguiente



Tú eras el huracán, y yo la alta
torre que desafía su poder.
¡Tenías que estrellarte o que abatirme...!
¡No pudo ser!

Tú eras el océano; y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén.
¡Tenías que romperte o que arrancarme...!
¡No pudo ser!

Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No pudo ser!

Poema siguiente 

 Volver a
Gustavo Adolfo Bécquer

Comentarios6

  • marcela me encantan los poemas de becquer... tienen un contenido buenísimo...
    en especial este poema... es muy cierto
  • beny a mi este poema me gusta muccchiiisiiiimooo......porque la realidad haveces amantes no pueden tener esta relacion....
  •  
    MichaelJhon Cuando uno espera mucho de la otra persona a veces no basta el enamoramiento, sino ceder cuando se lo requiere, y alzar la voz cuando se lo necesita, ser prudente con quien se quiere y amar como se ama a una vida.
    Me encantó este poema. Un saludo para todos quienes lo lean.
  •  
    PETALOS DE NOCHE será que los finales no finalizan1-!!!
  •  
    Agueda_MA Este poema habla del orgullo y de la ferocidad del caracter de cada persona. No dos personas que se quieren tienen porqué acabar juntos si tienen un carácter muy fuerte como habla este poema.
    La primera estrofa habla de un huracán y de un torreón que le desafía hiriendo el orgullo del huracán, la segunda estrofa plantea el mismo problema desarrollado en el océano y para finalizar, la tercera estrofa habla de la personalidad de cada uno, uno más fuerte que el otro, pero el segundo no cede ante el primero y acaban chocando, por eso finaliza cada estrofa indicando que no pudo ser.
  •  
    Hermogenes_P Cuando no se dan aquellos romances que uno espera vivir
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.