Ramón López Velarde

A DOÑA INÉS DE ULLOA

 Poema siguiente


Blanca flor de los claustros, irrisorio
capricho de don Juan, me abraso en gana
de platicar contigo, bella hermana,
en la paz del oscuro locutorio.

Mi cabeza en tus senos, el mortuorio
recuerdo evocarás de noche arcana
en que oíste la voz de la campana,
en brazos del sacrílego tenorio.

De tus monjiles hábitos, contritos
absolución demandan mis delitos;
dales la luz de tu inviolada toca

a las tinieblas de mi noche oscura
y haz llover en mi erótica locura
los besos conventuales de tu boca.

Poema siguiente 

 Volver a
Ramón López Velarde

Comentarios1

  • niña nice morros lean este poema, esta chido, ahi les encargo que lo lean besitos bye

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.