Rafael Gutiérrez

Angélica contempla su obra

 Poema siguiente

Oh AngélicAngélica
a dónde
me has conducido
en este caliente y voraz embrollo de amor.

Mírame. Pálpame.

Acaso en este moreno fideo que soy,
resbalando desnudo allí frente a la cama,
de tronco casi invisible y tambaleante,
reconoces al espumoso búfalo aquél
que
          entró
                    un
                              día
astillando las puertas de tu vida?

Poema siguiente 

 Volver a
Rafael Gutiérrez