Pilar Paz Pasamar

Mara

 Poema siguiente

I


¿Dónde voy yo, Dios mío,
con este peso Tuyo entre los brazos?

¿Para qué has designado
mi pobreza fuerza a Tu cansancio inmenso?

Si quieres descansar, descansa en otros,
apoya Tu palabra en otra bocas
que te dirán mejor. Yo quiero ir
a solas por el campo, sin motivos,
sin lazos y sin cosas. Vete ya,
no soy yo quien debiera sostenerte.
Tu peso duele mucho, y es muy grande
Tu fatiga de Dios sobre mi cuerpo.

¿A dónde quieres ir sobre este vano
camino de mis pies, que no se orientan?

Búscate un lecho blando
en el pecho del niño, o del poeta
pero déjame a mí, muda y perdida,
sobre la tarde sola.
No huelles más mi hierba que humedece
un rocío continuo y desvelado.

Estoy empobrecida de lágrimas y gestos,
no tenga más calor que el de esta pena sorda,
y eres muy grande Tú para este frío,
y es muy pequeño el beso de mi boca.

¡Déjame ya, Señor! ¡Hay tanta espiga!
¡Hay tanta espiga enhiesta...!

No recorras
este arenal desierto de mi huida.
¡Déjame ya!... ¡Se está tan bien a solas!

Poema siguiente 

 Volver a
Pilar Paz Pasamar

Comentarios4

  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Precioso fondo en un poema perfectamente estructurado con relevante ejemplo que para un maravilloso poema no falta la rima.

    Rafael.-
  •  
    felipe gonzalez mer Bello poema.

    Pilar Paz Pasamar,
    si aún brilla la luz de tu existir,
    no estamos solos,
    ni somos carga para Dios,
    existen designios no entendidos,
    pero tienen " razón de ser "...


  •  
    Ramon33 ESTO ES POESÍA. FELICITACIONES!
  •  
    felipe gonzalez mer Pilar . Siempre debemos esperar algo mejor en nuestra existencia , persevera y espera ..
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.