Pedro Jesús de la Peña

La Zarza de Moisés (Back Home)

 Poema siguiente

Je ne suis jamais seul
avec ma solitude.
G. MOUTASKI


Puedes venir si quieres.
Mejor no te engañes, sin embargo.
El invierno, ya sabes, es duro en esta casa
y la humedad dibuja anchos mapas hostiles
en todas las paredes
con ruda indiferencia hacia los huesos.

Y yo soy puntilloso y no permito
que te comas la fruta del frutero
o que naufragues en mi almohada
robándome tus brazos entre sueños.
Y menos que me quemes las cortinas
con esa ciega vocación suicida
con la que fumas todos tus cigarros.

Así que ven si quieres, Soledad,
y quédate a mi lado si tanto te apetece;
pero luego no digas que te obligo
a nocturnas juergas inconfensables.

Soy un amante infiel
y sólo sé estar solo cuando tú me acompañas.

Poema siguiente 

 Volver a
Pedro Jesús de la Peña

Comentarios4

  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Inquitante soledad, imprudente sofocante, y que al poeta abraza
    siempre... constante.

    Rafael.
  •  
    Nubia saavedra Ah la Soledad.., a veces buena compañía, en ocasiones se apodera de mentes ansiosas y melancólicas pero igual se disfruta. Buen poema, gracias
  •  
    felipe gonzalez mer No hay soledad absoluta,
    en realidad nunca estamos solos,
    los recuerdos acompañan,
    gratos e ingratos,
    son nuestros, muy íntimos,
    lejos los no gratos,
    recordemos los gratificantes.
  •  
    Remulo Osuna Bonito poema, la musa soledad es muy buena compañía, solo hay que aprender a platicar con ella
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.