Pedro Garfias

Coplillas a un poeta muerto

 Poema siguiente

Combatió con los nombres
y los redujo a cero.
Y se fue con los hombres,
a fuer de hombre sincero.
Caminó por el río
constelado de hervores
o celeste de frío
con los mismos fervores.
Tuvo un bote, una vela,
una mar, un empeño.
Y este viento que hiela
no le cuajó su sueño.
Se fue por donde vino
—¡ay, Dios, de qué manera!—
con un fuego de vino
quemando su quimera.
Fue tan triste su suerte,
vivió tan solo y viejo,
que ni su propia muerte
acompañó el cortejo.
Y se fue —buen camino,
caminante serrano—
derecho a su destino,
con su vida en la mano.

Poema siguiente 

 Volver a
Pedro Garfias