Oscar Portela

Sol amargo

 Poema siguiente

                                             (a José Luis Dasilva Navia
                                        por su poesía y por la poesía
)



Tú, sol que has crucificado mis sueños,
incandescente que has cegado mis ojos
con el ansia temprana de la muerte,
aquí, en esta tierra de terror y de espanto
que me empuja al gran vacío de la nada.
No hay moradas aquí, sino el desguarnecimiento
al que me has condenado,
yo que vi con el ojo del cíclope
el mar azul girar en las cinturas
de los elfos, y que encantado presenté
alabanzas al origen de la desnudez y la osadía,
ay, blancas cenizas hablan hoy por mí,
me llaman pronunciando mi nombre, en tu nombre,
oh sol que no puedes morir, porque eres la muerte
con que pagué los dones que la gracia infinita
quiso poner sobre mis hombros,
y sin embargo el vértigo, aún sacude en mí,
las albas del deseo, los frutos del azar
que por la noche caen sin esperar ya nada,
yo escuchándolos, rígido, sin ver, con los
ojos velados, y con las frías manos, esclavas
de una aurora anterior a mi y a ti, o sol,
feroz coreuta de un verano sin pausas,
que enloquece al mortal, con el rigor amargo
de la heredad perdida.



Poema inédito proporcionado por el autor

Poema siguiente 

 Volver a
Oscar Portela