Norah Lange

El sol se había caído...

 Poema siguiente

El sol se había caído
                              con las alas rotas
                                         sobre un Poniente.
Tus ojos se llenaron de crepúsculos pálidos.

Vino el vacío eterno de tu presencia
          y todas mis horas se llenaron
                        de distancias.

Tus lágrimas se deslizan
          por la pendiente de un recuerdo.
El rosario de tus besos
                              de tus huellas
                                         aguarda tus pasos.
Vuelve.
                    Acaso en tu ventana
                              un verso mío se desangra.

Poema siguiente 

 Volver a
Norah Lange