Noni Benegas

Los hilos dorados de la imaginación colectiva

 Poema siguiente


La sospecha (era lo último
que podíamos generar)
nos empujaba a bautizar cada cosa
con dos nombres

Poema siguiente 

 Volver a
Noni Benegas