Néstor Martínez

Ansias

 Poema siguiente

Deja que mis manos,
sombra,
no se extiendan inútil
en la oscuridad,
deja que acaricien tu rostro
si tenerlo no puedo,
si verlo no consigo,
No esperes la madrugada
para confundirte con la luz
no me dejes resignado
a esperar la noche
para rogarte de nuevo.
Acércate, sombra,
déjame tu frío
para aplacar el calor que me abraza,
la fiebre de mis sueños,
el dolor de ya no tenerte...

Poema siguiente 

 Volver a
Néstor Martínez

Comentarios2

  • guadalupe kkkkkkkk bonitooooooooooo
    y no es sarcasmo
  • julia Que bueno este poema, me encanta.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.