Minerva Salado

Ciudad ciudades (I)

 Poema siguiente

Para Tenochtitlán, desde la isla Juana




La Habana húmeda a mis pies
desatada y húmeda como las caracolas
los ruidos e su nombre y el silencio de ti
de tu impaciencia rondándome los gatos de la sombra
y tú sin mi ciudad sin su herejía bajo la lluvia
sin la humedad que cubre las ventanas
los raíles de punta
el colibrí de ayer en la arboleda.

Poema siguiente 

 Volver a
Minerva Salado