Marita Troiano

Balada en el acantilado

 Poema siguiente

                              cuerpo recuerda esos deseos
                              que por ti brillaban en los ojos
                               y temblaban en los labios
                                                                                (C. Kavafis)





y fue tu cuerpo en aquel tiempo mi jaula/ mi sarcófago/ la ola
inmensa a la que me brindaba / afiladas las fauces/la carne
deshaciéndose en la boca
tu cuerpo / noctámbulo y violento /de aventura exquisita/con hileras
de nácar / filones de marfil /de salvaje montura / estanco de mi
sangre mi saliva mi humor y mi sudor /fiduiciario/cancelando
geometrías /cuerpo insereno al que inventé amar una vez semidormidà/
y era tu cuerpo recio/esencial columna en socavones /a veces cruel/a
veces leve y femenino en la caricia prologal
immenso jabalí /dorado pavo real /aleteando perdidos paraisos/
añorando la jungla /homicida que forniqué día a día/ al que encontré
en la calle/al que fundí mi ser en círculo de muerte sustantiva/ de muerte necesaria para seguir con vida
de abyecto rencor por el objeto amado/coronado gran jeque del
marasmo/con ansias de dominio y exterminio/con avidez de vicio
y fue tu cuerpo/bárbara cabalgata/ mi beleňo Negro de Tesalia/mi
secreta orfebrería medieval
por mí consagrado/ por mí profanado/adorado en la esencia del
límite perverso/en ascension al sol/ en descenso a las profundidades de la tierra/ mojado con la música/ guerreando con su propio corazón/ para no contraer la mansa enfermedad de la terneza
tu cuerpo/mío hasta el hartazgo/envidia de los búlgaros/quimera
celebrada por tirios y troyanos
al que quise más que a mí misma/ así en la tierra como en el cielo/
al que extrañé hiedra/ piedra y viento del oeste/ mi alucinada
brisa/ mi rayo y trueno/mi día de sol/ en unidad metodológica/y
desbríos
al que amé con la inocencia del bufón/ con la pasion de una vestal
que disputa azul con torcazas en otoño/ con el delirante ardor de
bruja sedienta de aquelarre
tu cuerpo amado mío era una vez centauro/ otra un nocturno pez/
otra un fauno acrobático/ faisán en salsa turca/ mi tejido compacto/
mi regalo perfecto en noche de navidad
tu cuerpo era narcótico/ era radiante/era en prodigiosa era jubilosa
osamenta de práctica excecrable/ de torso tóxico/ de tonos oscilantes/
latiendo su belleza hasta la nausea/ haciéndome animal/ sudando
bestia su presencia
tu cuerpo ausente/ en la distancia/ me doblega/ me quema la
codicia/me enajena el deseo/sin abdicar dolor de viento o de
cuchillo/ tu cuerpo desde lejos me sigue recorriendo toda
Todavía

Poema siguiente 

 Volver a
Marita Troiano

Comentarios3

  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Largo el poema pero encantador el vocabulario. Excelente.
    Gracias por compartirlo.

    Rafael.-
  •  
    felipe gonzalez mer Hermoso poema, pleno de pasión, amor, entrega incondicional, juego del lenguaje para expresar el todo del darse al ser amado. Pero que no tuvo reciprocidad o algo rompio el encanto
  •  
    Cedro Bellísimo y sensual poema al ser amado. Gracias por compartir.
  •  
    Murialdo Chicaiza corrijan la palabra mu por mí, .....supongo.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.