María Cristina Orantes

A un corazón inconstante

 Poema siguiente

Aprendí a conocer a la inconstancia
y a alargar el instante que me daba,
fui viviendo a medida que llegaba
el tiempo en el reloj: mágica instancia.

Tiempo de arena. Tiempo detenido
en mi mano alfarera que soñaba
aprisionar al viento que flotaba
sobre mi piel en beso convertido.

Abrí los ojos. Era un nuevo día,
a lo lejos el viento se mecía
en la barca de un tiempo sin frontera.

Ha de volver un día a mi ventana,
la tarde lo traerá, talvez mañana
suspendido en el hilo de mi espera.

Poema siguiente 

 Volver a
María Cristina Orantes