Margarito Cuéllar

Ojos

 Poema siguiente

El mundo lleno de ojos. Relámpagos cintilan en lanoche o parpadean en laluz. Algunos ven, otros nada más matan. Algunos miran hacia adentro, otros hacia ninguna parte. Vivo en una celda de ojos, como la letra de un bolero que resiste el olvido. Estar adentro es ir afuera. El habitante de unos ojos navega pequeñísimas barcas, cultiva jardines bonsai, construye ciudades invisibles. Cuando me vaya extrañaré la casa, a pesar de ser cárcel fluía algo de calor. No sé si los hojos tienen ojas o ijos; tal vez haga un collar con ellos; quiza prepare una sopa de ojos. Del amor hablaremos mañana.

Poema siguiente 

 Volver a
Margarito Cuéllar