Luzmaría Jiménez Faro

Fueron tus manos ...

 Poema siguiente

Fueron tus manos tercas y
desnudas
las que me deshojaron.
Yo fui la eterna margarita
del sí y del no:
pétalo a pétalo
talada en tu cintura.
Toda ya cicatriz
abierta hacia la lluvia.


Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Luzmaría Jiménez Faro

En YouTube

Del trópico, de Rubén Darío



Suscribirse: