Luisa Futoransky

Jerusalén, una copa de vértigo

 Poema siguiente

Las rosas de Jerusalén son complicadas
Los peregrinos desesperan
El camino de las rosas de la verdad
es absoluto.

Y me duele/s tanto.

Poema siguiente 

 Volver a
Luisa Futoransky