Luis Rogelio Nogueras

Oración por el hijo que nunca va a nacer

 Poema siguiente

Éramos tan pobres, oh hijo mío,
    tan pobres
que hasta las ratas nos tenían compasión.
Cada mañana tu padre iba a la ciudad
para ver si algún poderoso lo empleaba
-aunque tan sólo fuera para limpiar los establos
a cambio de un poco de arroz-.
Pero los poderosos
pasaban de largo sin oír quejas
    ni ruegos.
Y tu padre volvía en la noche,
pálido, y tan delgado bajo sus ropas raídas
que yo me ponía a llorar
y le pedía a Jizo,
dios de las mujeres encintas
    y de la fecundidad,
que no te trajera al mundo, hijo mío,
que te librara del hambre
    y la humillación.
Y el buen dios me complacía.

Así fueron pasando años sin alma.
Mis pechos se secaron,
y al cabo 
tu padre murió
y yo envejecí.
Ahora sólo espero el fin,
como espera el ocaso a la noche
que habrá de echarle en los ojos
    su negro manto.
Pero al menos
gracias al buen Jizo
tú escapaste del látigo de los señores
y de esta cruel existencia de perros.
Nada ni nadie te hará sufrir.
Las penas del mundo no te alcanzarán
    jamás,
como no alcanza la artera flecha
al lejano halcón.

Poema siguiente 

 Volver a
Luis Rogelio Nogueras

Comentarios10

  •  
    Elsy Alpire Vaca Este un bello poema que motivo la reflexión muy seriamente. Mil gracias.
  •  
    sergio torres montes Admirable poema. Me gusta.
  •  
    Higorca Tristes y hermosas palabras de una madre que nunca lo fue!!!
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Bellísimo poema con una dolorosa reflexión. El control de la natalidad se tiene que hacer con educación. Los hijos son un regalo de Dio... ¿Y a quién no le gustan los regalos?

  •  
    El príncipe Fito muy bueno.
  •  
    Remulo Osuna Es un bonito poema, pero triste al mismo tiempo, ya que refleja una situación extrema de pobreza, que desde luego existe en algunas zonas de nuestro país.
  •  
    poncefap El pesimismo, la negrura y la desesperanza hechos poesía ¿Que sería de nosotros si no alumbrara la esperanza? La vida en un eclipse total ... no es vida.
  •  
    Pruden He aquí la cruda realidad vestida de poema. La resignación ataviada con la denuncia de la desigualdad social y la ceguera del aprovechado de turno. Dolor y vergüenza siento ante tanta impotencia...
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Leerlo es impresionante, sus poemas huelen a historia real, sus poemas a flores y promesas de vida y su poesía es la combinación del ayer con el hoy
    en donde la dispareja sociedad disimuladamente, sobrevive.
  •  
    argantonio Este poeta no necesita la academia,
    las palabras les salen del corazón,
    aunque ese niño pequeño sufriera de anemia, este poema está lleno de emoción.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.