Luis de Góngora

DE LA MARQUESA DE AYAMONTE Y SU HIJA, EN LEPE

 Poema siguiente


A los campos de Lepe, a las arenas
Del abreviado mar en una ría,
Extranjero pastor llegué sin guía,
Con pocas vacas y con muchas penas.

Muro real, orlado de cadenas,
A cuyo capitel se debe el día,
Ofreció a la turbada vista mía
El templo santo de las dos Sirenas:

Casta madre, hija bella, veneradas
Con humildad de prósperos vaqueros,
Con devoción de pobres pescadores.

Si ya a sus aras no les di terneros,
Dieron mis ojos lágrimas cansadas,
Mi fe suspiros, y mis manos flores.

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Luis de Góngora

En YouTube

3 poemas infantiles: Walsh, Pombo y Lorca



Suscribirse: