Entonces, sólo entonces... (5)

Luis Cardoza y Aragón

 Poema siguiente



Olvido y sombra lenta
y sangre sobre plata.

Frente a la dulce muerte,
dulce siempre como la luna nueva,
ceniza y jaramago.

Fervor de cielos altos,
oh mis huesos,
nocturnos minerales.

En la piedra reposa
la sangre no nacida.
La tristeza
de los hombres futuros.

Muy lejos de sus brazos
tiembla el agua
como niña desnuda.

Apagad vuestra sed en el espejo
como un ascua, como pústula viva
o grito de socorro en el desierto.

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Luis Cardoza y Aragón
Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales