Luis Alberto de Cuenca

EL LIBRO DE MONELLE

 Poema siguiente


Se llama Marcel Schwob. Tiene veintitrés años.
Su vida ha sido plana hasta el día de hoy.
Pero el relieve acecha en forma de una puta
a la que lo conduce, una noche, el azar.

Se llama Louise. Es frágil, menuda y enfermiza,
silenciosa y abyecta. Casi no se la ve.
Sólo hay terror y angustia en los inmensos ojos
que le invaden la cara, dignos de Lillian Gish.

En sus brazos Marcel olvida que mañana
citó en la biblioteca a su amigo Villon.
Se olvida hasta de Stevenson, su escritor favorito,
de Shakespeare, de Moll Flanders y del Bien y del Mal.

Qué tres soberbios años de amor irresistible
aguardan al judío en la paz del burdel.
El cielo de París aún retiene sus vanas
promesas y las tiernas caricias de Louise.

Pero lo bueno acaba. Ella muere de tisis
y Marcel languidece, privado de su sol.
«No queda más remedio que volver a los libros»,
se dice, y da a las prensas El libro de Monelle.

Poema siguiente 

 Volver a
Luis Alberto de Cuenca

Comentarios4

  •  
    Elsy Alpire Vaca Interesante poema, gracias.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Me gustò la singular forma de presentar su poema. Felicitaciones.

    Rafael.-
  •  
    Cedro Nos mantiene atentos en su lectura, es bonito.Gracias.
  •  
    El Ángel Solitario vaya que historia contada en versos. interesante y bella.
    gracias
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.