Luis Alberto Crespo

Llegar

 Poema siguiente

Los encandilados que fuimos

Nadas,
sin volver del patio

Sin la sombra
sobre la cara, la sequedad

Agarrados a los techos,
distintos
y no así, pálidos,
sin aparecer, tocados de ceniza

Poema siguiente 

 Volver a
Luis Alberto Crespo